Festival de los moles en Oaxaca, una fiesta de sabores en Guelaguetza | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
cocineras-tradicionales
Foto(s):

Festival de los moles en Oaxaca, una fiesta de sabores en Guelaguetza

Carina Pérez García

Moles de varias regiones del estado degustaron los paladares de comensales que se dieron cita a la octava del Festival de los Moles, que tuvo como escenario el recién inaugurado Centro Gastronómico de Oaxaca.

Los saberes milenarios que las cocineras tradicionales preservan de generación en generación, por primera vez fueron invitados a este encuentro de sabores, aromas y disfrute de la gastronomía oaxaqueña, para ofrecer una auténtica fiesta de sabores con un protagonista, el mole en diversas versiones que rompen con el paradigma de que en el estado solo existen ocho moles. 

En los dos viernes del festival  participaron 11 restaurantes y siete cocineras invitadas, quienes ofrecieron una gran diversidad de moles, de acuerdo a su región. 

Los comensales degustaron diversos tipos de moles, como: el mole negro, estofado, almendrado, coloradito, amarillo, chichilo, mole de garrote, mole de camarón seco, mole de arriero, mole de hierbabuena con chintextle, mole de chicatana, mole costeño, mole blanco, mole de plátano de castilla, pipián, cegueza y texmole.

Proteínas como pollo, cerdo, res e iguana fueron servidas con la variedad de moles; sabores como la chicatana, huajes, hongos, así como tichindas acompañaron los platillos, que cada asistente pudo degustar con tortillas de mano, tostadas y totopos, así como maridar cada mole con mezcal, espumosos, aguas frescas y cerveza. 

Este encuentro gastronómico fue organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) Delegación Oaxaca, en coordinación con la Secretaría de Turismo de Oaxaca; año con año, el Festival de los Moles es parte de las actividades que enmarcan la Guelaguetza 2022 y deleita el paladar de los visitantes con diversas variedades de moles.

Aunque el gran protagonista de esta cita -que tuvo también por primera vez una octava a usanza de las fiestas en el estado-, fue el mole, la ocasión sirvió para degustar tejate, botana oaxaqueña, mezcales, nieves y dulces regionales.

El formato este año fue más pequeño que en ediciones anteriores, ya que tenía como escenario el Jardín Etnobotánico; en esta ocasión cambió de sede, para celebrar la apertura del Centro Gastronómico de Oaxaca.