Recordando a Amor | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Recordando a Amor

Aleyda Ríos Chavela

Rodrigo Velásquez Torres

El lunes pasado se conmemoró el 22 aniversario luctuoso de una de las poetas mexicanas más importantes del siglo pasado, pues con su trabajo revolucionó el arte de escribir sonetos, décimas y lírica,  mientras que por su personalidad transgresora se le considera precursora del movimiento de liberación femenina (junto con Nahui Ollín): Guadalupe Amor, quien pasaría a la historia con el nombre artístico de Pita Amor.

Pita Amor nació en la Ciudad de México el 30 de mayo de 1918 (en unos días se conmemorará el aniversario de su nacimiento), en el seno de una familia acaudalada, siendo terratenientes de casi la mitad del estado de Morelos durante la época del porfiriato. La familia vio disminuida su riqueza con la llegada de la revolución, con lo cual se vieron en la necesidad de buscar nuevos horizontes en su vida, hacia la Ciudad de México. Pasó su infancia en una residencia tipo vecindad con decenas de habitaciones en la calle Abraham González.

Formada en una familia profundamente católica, la niña Pita pasó de un colegio religioso a otro; del Motolinía al Francés, del de las Damas del Sagrado Corazón a uno en Monterrey. Orden y disciplina no eran lo suyo, así que de estos dos últimos la expulsaron sin remedio. Ya desde temprana edad, se mostraba su fuerte carácter y decidida voluntad.

Con menos de 17 años escapó con José Madrazo, un criador de toros de Aguascalientes, provocando un escándalo familiar. Pita, que nunca se casó ni vivió con aquel hombre, se dedicó a ir a los cafés, restaurantes y centros nocturnos de la capital, donde entró en contacto con la élite intelectual y artística de la época: de Jaime Torres Bodet a Lola Álvaro Bravo, de Salvador Novo a Manuel González Montesinos (nieto del que fuera presidente de la República), de Enrique González Martínez al extraordinario Xavier Villaurrutia, quien tuvo una enorme influencia en ella. Rodearse de un ambiente intelectual elevado (su padrino en las letras fue Alfonso Reyes) desde temprana edad, le abrió la mente hacia nuevas posibilidades de expresión y de transgresión de las normas sociales.

Pita publica su primer libro de poesía "Yo soy mi casa" en 1946, y a partir de ahí comienza una carrera  brillante. En alrededor de treinta libros, predominaron la angustia metafísica centrada en las debilidades humanas, cultivando el lenguaje directo y afincado en las figuras retóricas. Desafiante como era, rompió con las costumbres de su época: su vida amorosa fue intensa (además de pública) y variada, fue madre soltera, protagonista de varios escándalos, posó desnuda para grandes pintores como Diego Rivera o Antonio Peláez y plasmó en sus versos dudas sobre Dios y angustias existenciales.

La obra de Pita Amor ha resistido el paso de los años y ha llegado la hora de valorarla por una poesía que en su tiempo sorprendió por atreverse a retomar las formas clásicas (soneto, décima y  lirica), cuando la mayoría se inclinaba por las nuevas tendencias artísticas. A pesar del reconocimiento en su época y de la grandeza de su obra, continúa siendo una poetisa menor en la academia, quienes recién están comenzando a revalorizar y profundizar en el estudio y goce de su legado.

El lunes 8 de mayo del 2000, Guadalupe Amor dejaría de existir víctima de una letal pulmonía.

 

Contacto y réplica:

[email protected]

&&&&&&&&&&&&&&&&&

FRASE

"La obra de Pita Amor ha resistido el paso de los años y ha llegado la hora de valorarla por una poesía que se atreve a retomar las formas clásicas".