Ponen a dormir para siempre a morsa Freya por ser riesgo para humanos | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Morsa es sacrificada
Foto(s): Cortesía

Ponen a dormir para siempre a morsa Freya por ser riesgo para humanos

Israel García Reyes

El Heraldo de México publicó la a historia de “Freya”, una morsa de Noruega, la cual fue sacrificada por autoridades como una medida de seguridad para los humanos, ya que desde que llegó a Oslo en julio pasado, su actitud pacifica atrajo a multitudes de turistas que la obligaban a tomarse selfies y nadaban junto a ella, poniéndose en riesgo ante un posible ataque del animal que comenzó a sufrir estrés. 

Los cuidadores de la especie habían advertido a los visitantes y habitantes que de no seguir las indicaciones, el animal tendría que ser sacrificado. La instrucción fue ignorada hasta que este día se dio la terrible noticia de que la morsa fue sacrificada y que además su salud se había deteriorado debido al estrés provocado por el contacto con las personas. 

Previamente, la Dirección noruega de Pesca advirtió:

"El hecho que la morsa se haya convertido en una atracción aumenta la necesidad de tomar más medidas. Nuestro mayor temor es que la gente pueda salir herida... Ahora estamos explorando otras medidas, y la eutanasia puede ser una alternativa real".
 

 

Autoridades refirieron que la decisión fue tomada ya que que el animal representaba una "amenaza continua para la seguridad humana" y aunque se sabe que los ataques contra las personas no son tan comunes, su tamaño significaba una amenaza latente pues "Freya" pesaba más de media tonelada.

Los visitantes buscaban al animal, ya que se subía a los botes y se acercaba a la orilla para estar con los turistas, quienes se tomaban selfies con ella, incluso si había niños en estos espacios. 

Expertos indican que un animal de esta especie puede pasar durmiendo hasta 20 horas al día, lo cual se vio afectado por las excesivas visitas que tenía "Freya". 

Autoridades argumentaron en un comunicado: "La posibilidad de daño potencial a las personas era alta y el bienestar animal no se estaba manteniendo. Hemos considerado cuidadosamente todas las soluciones posibles. Llegamos a la conclusión de que no podíamos garantizar el bienestar del animal por ningún medio disponible. Tenemos un gran respeto por el bienestar animal, pero la vida y la seguridad humanas deben tener prioridad".

A su vez se reportó que la salud de la morsa había "empeorado claramente", ya que no había descansado lo suficiente y "los expertos consultados ahora sospechan que el animal está estresado". 

Finalmente, ante los altos niveles de estrés de la morsa autoridades de Noruega consideraran otras alternativas como sedarla y llevarla a un lugar apartado de la población; sin embargo, el responsable de la Dirección noruega de Pesca, Frank Bakke-Jensen, concluyó que "moverla no era una opción viable" debido a lo complicado de dicha operación.