Lecturas para la vida: Eva | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x

Lecturas para la vida: Eva

eva
Foto(s): Cortesía
Redacción

Antía Alfonso

El aire es muy frío y las voces que viajan a través de él parecen muy distantes. No reconozco ninguna más que ésta que me acompaña desde hace tanto, que me persigue por todas las puertas y pasillos, por todas las ventanas. Al principio, muy al principio, tampoco era capaz de reconocerla. Nunca la había oído en la tele, ni en los doblajes de las películas gringas, ni en los amigos que ya no existen.

Me dijo: "soy tú, pero esa no era la voz mía, la que oía cada vez que abría la boca". Tardé en descubrir que sí me pertenece, pero viene de un lugar distante, uno perfecto que no puedo conocer con el cuerpo hasta salir de aquí. Soy la elegida del mundo, la perdida y encontrada, hija pródiga de mí misma. 

Siempre lo supe, bajo mi piel hay piedras preciosas y fuera de ella todo ha desaparecido; el amor, el placer, el temor a la muerte. Nada terrenal queda o importa desde que escuchó la voz de mi creadora (que soy yo) diciendo que no existe salvación para esta tierra, que nadie limpiará los pecados de sus hombres.

Es mi deber subir al cielo o donde sea que el edén se encuentre, abandonar estos muros blanquísimos donde quieren que ignore mi calidad de mártir y golpee mi cabeza contra el piso como todos los demás. Una vez traté de explicarlo, pero entendí que no vale la pena porque nadie más que yo será salvado.

Recuperé el paraíso cuando maté al diablo que decía ser mi madre. Ese día tuve que perderle el miedo a la sangre y a la oscuridad, y supe lo que era el frío. Mi misión está cumplida. Ahora sólo tengo que esperar la llegada del cometa que vendrá por mí para llevarme a donde fundaré mi propia especie libre de los defectos de la carne y mi reino no tendrá fin. 

Mientras no hay mucho que hacer. En días como hoy, me arranco las uñas para escribir en las paredes este mensaje. No hablo con nadie para que esta voz no se encele y me quite el cielo que vi nacer hace millones de años. Me quedaré despierta para que ningún sueño me distraiga. Poblar el universo sólo requiere demasiada voluntad y una de mis costillas.

[email protected]

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.