Pasar al contenido principal
x
Escritor Jorge Ibargüengoitia

Estas letras que lees: Ibargüengoitia, crítico mordaz de México

Rodrigo Velásquez Torres

Jorge Ibargüengoitia fue un escritor, dramaturgo, articulista, cuentista, novelista, nacido en la ciudad de Guanajuato, el 22 de enero de 1928. Como dato curioso, se sabe que su abuelo luchó contra los franceses.

La narrativa desarrollada por el escritor, así como sus habilidades para construir personajes llenos de indicios biográficos y cotidianos, desarrollada a través de novelas y cuentos, lo llevó a ser considerado (en la actualidad) como uno de los autores más importantes del México del siglo pasado y cuya influencia se siente presente en las primeras dos décadas del siglo 21. A pesar de eso, quizá algunos lo reconozcan y unos pocos sabrán de quién se trata.

Lo cierto es que el trabajo del escritor mexicano, que abandonó los estudios de Ingeniería civil en el tercer año para entrar a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, se encuentra en un proceso de redescubrimiento y valoración por parte de jóvenes escritores y personalidades de la época. El escritor guanajuatense ha sido revalorado al grado de considerar su concepción teatral como un paradigma adelantado a su tiempo; de tal forma que Vicente Leñero llegó a decir que era un dramaturgo incomprendido: “el teatro de su tiempo no logró comprenderlo, quizá por los juegos de encuentros y desencuentros que su comedia propone”.  algunas de sus obras teatrales son: "Clotilde en su casa", "Ante varias esfinges", "La lucha con el Ángel", "El viaje superficial", entre otras.

Con seis obras de teatro escritas entre los años de 1954 y 1980, Ibargüengoitia dejó un legado importante entre ensayos, novelas y cuentos, que en diversas ocasiones fue llevado al cine a través de la mirada de cuatro directores distintos: "Maten al León" (1977) de José Estrada; "Estas ruinas que ves" (1979) de Julian Pastor; "Maten al León" (1991) de Jorge Alí Triana y "Dos crímenes" (1995) dirigida por Roberto Sneider.

La periodista Olga Harmony en su libro "Ires y venires del teatro en México", publicado en la colección Periodismo Cultural, considera una ‘lástima’ la falta de reconocimiento de la que fue presa Jorge Ibargüengoitia; “si bien su obra dramática es extremadamente desigual, algunos textos merecen ser escenificados como vigentes estudios de la condición humana”, afirma la especialista.

Ibargüengoitia falleció, junto con varios escritores latinoamericanos, en un accidente aéreo en 1983, mientras se dirigía a un encuentro del gremio en Colombia. Su legado, compuesto por artículos, editoriales, novelas, piezas de teatro (publicados en diversos medios impresos nacionales e internacionales),  son una muestra del trabajo realizado por el escritor, quien desde su casa en Coyoacán o su departamento en París, compartía con sus lectores una parte de su vida y del mundo, en los años en los que ni las computadoras ni el internet existían y solamente el correo postal, el teléfono tradicional eran los medios de comunicación entre personas.

En sus editoriales y en sus demás textos, escribía con ironía, sarcasmo, humor negro y una visión ácida sobre los hechos que le rodeaban, lo cual le valió para ser reconocido como un crítico mordaz de la realidad social y política de México de aquella época y que tristemente vemos que sigue siendo la misma, pues las características que él detecta y menciona siguen existiendo, lo cual habla de lo poco (o nada) que hemos crecido como sociedad, pues en 38 años ocurridos desde su triste fallecimiento, estamos igual o peor que cuando él vivía.

 

Contacto y réplica

[email protected]

 

"La Universidad de Guanajuato estableció el Premio Nacional de Novela 'Jorge Ibargüengoitia Antillón' dedicado a reconocer y promover a escritores y escritoras que cuenten con una destacada obra dentro de la literatura nacional".