Pasar al contenido principal
x

LECTURAS PARA LA VIDA: Freud, padre de la Psicología

segunda-portada
Foto(s): Cortesía
Redacción

Fausta Ibáñez Rios

 

Sigmund Freud, un referente universal, creador del Psicoanálisis, nació en el año 1856 en un pequeño poblado montañoso, Pribor, ubicado al noroeste de Moravia, en lo que hoy es la República Checa. Hoy, continúa vivo en el alma de quienes escuchamos hablar de sus teorías, fuimos tocados por ellas y nos adentramos al conocimiento del alma humana.

Podemos constatar que, en pleno siglo 21 y a pesar de los cambios que surgen en la sociedad, sus teorías continúan vigentes, pues muchas personas obtienen los beneficios de la cura psicoanalítica. 

Por eso, en el Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica (INEIP A.C.), consideramos que es el momento de crear nuevos paradigmas que hagan frente a los problemas contemporáneos.

Hace años, cuando empecé a conocer a Freud, uno de sus escritos marcó el rumbo de mi vida. Se trata de Tres ensayos de teoría sexual, una de sus obras más trascendentes, publicada en el año de 1905. Durante la carrera de Psicología, algunos maestros y compañeras no estaban de acuerdo con ellas, quizá por lo chocantes que resultan, y yo quedaba intrigada cada vez que escuchaba esas opiniones. Me preguntaba el porqué de tanta animadversión.

Como en casa tenía a mi hijo e hija y eran todavía pequeños, me di a la tarea de observarlos con detenimiento. De esa manera me convencí de que lo teorizado por Freud era comprobable. Encontré tranquilidad al saber que el comportamiento de mis hijos no era más que la manifestación de su vida anímica y que, aunque a veces resultara inquietante, era normal, como el que mis hijos quisieran seguir pegados al pecho aun cuando habían satisfecho su necesidad de alimento, los celos entre ellos o el no querer que su padre se me acercara.

Festejo que haya nacido un genio de la mente humana, que descubrió y se atrevió a renunciar a los beneficios que le hubiera dado callar lo que descubría del alma. Hoy, las manifestaciones de los males contemporáneos corroboran lo dicho por este gran hombre. Son los hechos los que mantienen vigente su teoría.

Otro gran mérito fue que supo darle un lugar privilegiado a la mujer, al escucharla y, con su decir, revolucionar el conocimiento sobre lo femenino. A la fecha, ninguna teoría ha elucidado tan acertadamente la vida erótica de los seres humanos.

[email protected] 

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.