Pasar al contenido principal
x

CONSULTORIO DEL ALMA: CUENTA CONMIGO; Psicoanálisis, política y ciudadanía

principal
Foto(s): Cortesía
Redacción

Jesús Antonio Martínez Carrasco

 

La política no tiene relación con la moral: Nicolás Maquiavelo

Última de tres partes

 

En carne viva

Al escribir esta nota, recordé mis años de juventud en movimientos políticos y lo idealista que era en esa lucha. Hoy, durante mi tiempo involucrado en el quehacer político, ya casi dos años y medio, he visto un sin fin de actos, por parte de los distintos liderazgos, que están supeditados a estados afectivos. Muchas de estas decisiones contravienen a los intereses de las mayorías y buscan el provecho individual: aplastar al otro con calumnias, maquinaciones y argucias con el fin de tener el camino disponible y sin trabas para alcanzar o permanecer en el poder; lo que sea que esto signifique: poder político, económico, social o todas las anteriores.

Sacrificar principios morales por el bienestar general

En su obra “El Príncipe”, Maquiavelo dice que, en muchas ocasiones, se tendrán que hacer las cosas que sean necesarias para detentar un bien superior —dando énfasis a cuestiones como la protección del pueblo, del estado o del reino— y en la búsqueda de tal empresa, es preferible que el gobernante sea alguien sin escrúpulos que pueda mantener seguro al estado, a uno honesto que pudiera ser fácilmente manipulado por el enemigo, ya que este finalizaría  siendo invadido, con su pueblo asesinado y su ejército aniquilado. Como pueden imaginar, esta afirmación es música para los oídos de un canalla.

Todos aquellos actos que fueran realizados en pos de un bien supremo, años más tarde lo llamarían “Razón de Estado”, es decir, esos actos moralmente cuestionables, hechos por parte de los gobernantes, deberían entenderse como males menores, por el bien y la paz de los ciudadanos.

Inmoral y amoral

Maquiavelo nos dice que no se debería caer en la falacia moralina donde proyectamos que el mundo y los gobernantes tienen que ser de tal o cual manera, según nuestros deseos o intereses. Para el pensador fiorentino existen acciones humanas espantosas e infames que sería disparatado no considerar, ya que nunca faltan personas desleales buscando su beneficio, prestos a realizar alguna acción que nada tiene que ver con la moral y que después justifican con algún argumento propicio para sus intereses.

Maquiavélicos y Freudianos

Después de exponer algunos puntos del contenido de “El Príncipe” de Maquiavelo, cuyo discurso se basa en la realidad humana de la época y su comportamiento, observamos que existen dos caras de la moneda: la racional y la instintiva, de las cuales esta última prevalece sobre la primera. 

Sigmund Freud nació poco más de 300 años después de haberse publicado esta obra. Me pregunto qué pensaría al respecto de lo que desarrolló Nicolás Maquiavelo. No existe noticia de que el creador del Psicoanálisis hiciera alguna reflexión sobre el pensamiento de este autor, sin embargo, les puedo compartir lo que un psicoanalista en formación, amante de la política, puede decir.

Continuará el próximo sábado…

¿Quieres saber más? Pide informes a los teléfonos 951 244 7006/ 951 132 85 34 y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.! Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP.

[email protected]

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.