Pasar al contenido principal
x

CONSULTORIO DEL ALMA: CUENTA CONMIGO; Psicoanálisis, política y ciudadanía: La revolución de un alma

principal-portada
Foto(s): Cortesía
Redacción

Alejandro José Ortiz Sampablo

 

¿Qué significa y ha significado en nuestras vidas Sigmund Freud?, es la pregunta que nos dimos a la tarea de responder los integrantes del grupo de estudio de Psicoanálisis, política y ciudadanía, como una manera de honrar al creador del Psicoanálisis.

Los seres humanos, en el ajetreo de la vida, eventualmente tenemos la tendencia a no ser  conscientes de que el momento presente es la consecuencia de los numerosos actos y decisiones que tomamos. En algunos casos estos se remontan muchos años atrás. Dicho fenómeno no habrá de equipararse con el olvidar, solo se trata de que tal información permanece en lo inconsciente.

La primera revuelta

La pregunta me llevó a recordar algunos giros que le di a mi vida, producto de haberme topado a mis 18 años con el Psicoanálisis. Algunos fueron desastrosos, y aunque al paso de los años pude comprender que esto se debió más a la falta de sensatez, prudencia y de formación por parte de quienes fueron mis dos primeros analistas, no por ello dejan de ser parte importante de la relación que establecí con el Psicoanálisis.

Cuando se abrieron las puertas del universo interno de los seres humanos, en específico del mío, quedé maravillado al descubrir que nuestro pensamiento corresponde a un itinerario, el cual está sobredeterminado por la lucha que se gesta en lo que Freud llamó personalidad psíquica, que la conforman las entidades Ello, Yo y Superyó.

Por supuesto que, en ese entonces, aún no aludía de manera abstracta ese dinamismo, esa economía y esa topología de la psique, pues lo que vivía eran los conflictos que todo joven tiene a esa edad. 

Tengo tatuado en la piel la revolución en la que terminó ese encuentro, la cual duró varios años, hasta que entré a la formación de psicoanalistas, momento que puedo marcar como el final de la primera revuelta.

Segunda revuelta

Al iniciar el estudio del psiquismo de manera formal, lejos estaba de imaginar lo que faltaba por venir, así como la fuerza que iba a tomar mi pasión por el Psicoanálisis y mi amor por Sigmund Freud. Para cuando llegó esa segunda batalla había dejado de ser un poquito yo. Por otro lado, algo que poco se sabe de un tratamiento psicoanalítico, es que lo que llamamos síntoma, en algún punto del camino, se agrava. Así que eso de “haber dejado de ser un poquito yo”, es más bien una ironía.

Los efectos del primer análisis se habían comenzado a hacer presentes. Aquellas decisiones que les comenté al inicio me llevaron a realizar actos que fueron acompañados de arrojo, pero también de necedad. De esos inicios hoy extraigo algo de mucha valía para el ejercicio de mi clínica psicoanalítica, que los psicoanalistas debemos ser grandes conocedores de las leyes a las que obedece la vida, pero para el infortunio de muchos pacientes, son pocos los psicoanalistas y psicólogos que logran tal sabiduría, pues la entidad psíquica llamada Yo se opone para adquirir ese saber, pues por lo general éste se deja dominar por sus ímpetus narcisistas.

Puedo decir que de todas las guerras, esa fue la que más tiempo me ha llevado librar, pero de algo estoy seguro, de no ser porque un día nació un hombre que supo descifrar la constelación llamada psique, esa batalla estaría lejos de haberla iniciado. Es por ello y muchas bondades más, que siempre festejaré el nacimiento de Sigmund Freud.

¿Quieres saber más? Pide informes a los teléfonos 951 244 7006/ 951 132 85 34 y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.! Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP

[email protected] 

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.