Familia de Vicente Fernández sabotea a Pablo Montero por bioserie | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
pablo_montero_el_ultimo_rey
Foto(s): Cortesía

Familia de Vicente Fernández sabotea a Pablo Montero por bioserie

Luis Ángel Márquez

Reporte Índigo

De acuerdo con el periodista de espectáculos, Gustavo Adolfo Infante, la familia Fernández habría bloqueado a Pablo Montero de los principales palenques del país. Esto como un presunto "sabotaje" por haber interpretado al Charro de Huetitán en la bioserie no autorizada "El último rey".

Según el comunicador, Gerardo y Alejandro Fernández habrían contactado a Montero para advertirle sobre las consecuencias de seguir con la serie basada en un libro de Olga Wornat.

“Pablo Montero ya habló con Alejandro Fernández y con Gerardo, y le dijo (sic) ‘para nosotros, para los Fernández, tú ya estás muerto, no tienes madre, y eres un hipócrita, pensamos que eras en realidad gente cercana a la familia, eres un asco, no queremos saber nada de ti, olvídate de la familia Fernández’”, narró el comunicador.

Señaló que la familia también busca sabotear la carrera de Montero y lo han “bloqueado” de cualquier presentación o palenque donde se presente “El Potrillo”.

“Lo tienen bloqueado los Fernández en todos los palenques donde se vaya a presentar Alejandro Fernández, que son de los mejores palenques, Pablo Montero no puede ir, lo tienen vetado, amenazado y hablado con el palenquero”, añadió Infante.

De esta forma, quedaría claro que la familia no sólo ha emprendido todas las acciones legales para frenar la serie El Último Rey, que ya va por su segunda temporada, sino que también buscará terminar con la carrera de Montero.


Cabe recordar que la familia sólo dio autorización para la serie biográfica que produce Netflix con Jaime Camil como protagonista; incluso el legendario músico mexicano grabó algunos promocionales antes de morir en diciembre de 2021.

Los Fernández intentaron frenar legalmente la serie de Televisa por no contar con los derechos de imagen del “Charro de Huentitán”, pero la empresa se amparó bajo el principio de libertad de expresión y pudo seguir adelante con el proyecto.