ÁNGELES Y PALABRAS: El amor fraterno en tiempos de pandemia | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

ÁNGELES Y PALABRAS: El amor fraterno en tiempos de pandemia

Luis Ángel Márquez

Isela Sedano

 

El amor fraterno siempre está presente entre los seres humanos y circula libremente por los corazones; solo se necesita la ayuda de los ángeles para que la memoria y el recuerdo regresen a cada uno y el amor fraternal aparezca y se instale en los corazones.

El corazón debe retomar su lugar, desarrollarse y abrirse para iluminar e incitarlos a tomar su lugar, como se debe. El corazón es simple, lleno de amor, abierto y compasivo hacia los seres vivos y las cosas existentes; la iluminación del corazón se hace a través del amor; la función del corazón consiste en irradiar y encontrar su lugar en el interior de los corazones energéticos.

No es difícil ver lo que existe como un elemento disociado del entorno: una mesa, una silla, un animal, una flor o una persona, son para nosotros indisolubles del prana, del aire que los rodea, que constituye una energía tan poderosa y tan densa que tiene el ser humano; hay distintas densidades en el mundo físico, como existen diferentes densidades en el mundo etérico o en el mundo astral.

La densidad se define como algo que muestra lo que está más cerca de la energía de la creación; por eso lo muy denso muchas veces se asocia a las dualidades, ya que en los últimos milenios, la energía de creación se desarrolló como la energía de dualidad.

En realidad, la energía de la creación no es dual, pero necesita recuperar su lugar dentro de cada corazón del ser humano, de su espíritu y de sus formas- pensamiento tan pesadas que existen en la materia y en la atmósfera.

Los ángeles piden constantemente que se analice la creencia que los seres humanos establecieron hace mucho tiempo, que consiste en creer que se nace con un lado blanco y un lado negro; eso no es cierto, estas dos polaridades existen y caminan juntas; pero realmente el hombre debe buscar en su interior cómo trabaja este proceso y restablecerlo con un buen funcionamiento para desprogramar ese pensamiento poderoso que envuelve el planeta.

Pensamos que se trata de un largo camino difícil de recorrer, porque las personas que más están en la dualidad, son las que mantienen el miedo a ella; por eso, los ángeles enseñan a no entrar en esos temores, en aceptarlos y amar las dos polaridades, admitiéndolas con amor, compasión y gran alegría, encontrando los dos ejes que llevan al Creador, a la Creación y a la Unidad, haciendo un gran trabajo para modificar la visión que se tiene; los ángeles ayudan en esto.

El amor fraterno está en todas las capas del planeta, que es el amor al Padre; el descenso de la Luz en la materia hace que al estar en la Luz, el ser humano  reconecte su Luz y tome conciencia de ello; la dirijan a las partes donde falta, el lugar que necesita recuperar su fuerza y su equilibrio, a cualquier parte que lo solicite, su papel es encontrar la Luz y que puedan difundir, sanar, equilibrar a todo ser que carezca de ella; entonces, devolverla a la conciencia y abrirse a ella aceptando que ese amor fraterno está en nuestro interior.