Abdul Latif Sharif cobró la vida de casi 20 mujeres en México y EU | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Abdul-Latif-Sharif
Foto(s): Cortesía

Abdul Latif Sharif cobró la vida de casi 20 mujeres en México y EU

Redacción

Abdul Latif Sharif fue un químico y presunto asesino serial egipcio que operó en México y posiblemente también en Estados Unidos. Fue conocido mediáticamente como "el Destripador", "el Depredador" o "el Chacal de Ciudad Juárez"

Abdul Latif Sharif nació en el seno de una familia musulmana en Egipto, fue hijo único, durante su infancia sufrió de constantes abusos sexuales por parte de su padre y varios familiares varones, quedaría huérfano de madre siendo aún niño, su padre se oponía a que él asistiera a la escuela sin embargo siempre mostró cierta inteligencia, adiestraba palomas mensajeras, y pescaba en el río, a los 12 años su padre convino su matrimonio con su prima de 10 años, tres años después Sharif se retractaría de su promesa de matrimonio para viajar a los Estados Unidos, sin embargo esto no fue del agrado de su familia pues una de sus tías le lanzó un maleficio.

Estudiaría Ingeniería Química en la Universidad del Cairo donde alcanzó un promedio de 9.9. Fue maestro de una preparatoria y una universidad, después de haber viajado a la Unión Soviética se fue a Nueva York donde por su inteligencia pudo encontrar trabajo en empresas de petroquímicos, cosméticos, pinturas y tratadoras de piel, era el profesional, atractivo, exitoso y joven. Las mujeres se convirtieron en una de sus obsesiones durante sus 21 años de estancia en Estados Unidos, contrajo matrimonio dos veces y tuvo cinco compañeras sentimentales con las que vivió largos periodos.

Llegada y vida en América

Emigró legalmente a Estados Unidos en 1970, arribó a Nueva York, en donde empezó a trabajar. Estuvo ocupado en un mismo empleo durante 8 años, cuando, en 1978, fue despedido a causa de sus problemas con el alcohol. Entonces se trasladó a Pensilvania, donde residió durante 3 años. En 1981, se muda a Florida, en donde estuvo empleado en la empresa Cercoa Inc., durante este tiempo se suscitan las primeras agresiones sexuales de Sharif; en 1982, contrae matrimonio y se divorcia, tras un breve lapso, después de haber golpeado a su esposa. Sharif era un químico destacado, de hecho durante su estancia en libertad en México se mantuvo de las patentes en varios procesos petroquímicos que él había inventado.

Sharif llegó a México en 1994, su capacidad profesional lo hizo laborar en el norte del país para la empresa transnacional Benchmark Research and Technology, firma que lo reclutó por ser un químico de primer mundo que tenía en su haber 17 patentes. 

Sin embargo, además de las patentes y fama profesional, Sharif tenía un oscuro pasado que lo relacionaba con ataques sexuales y violaciones de al menos cinco mujeres de las cuales nunca se pudo encontrar el cuerpo y por ende no hay pruebas de culpabilidad del egipcio. 

Faceta como asesino en serie

El primer homicidio de Sharif que se conoce ocurrió en México en marzo de 1995, pero existen ciertos indicios de ser un chivo expiatorio presentado por la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua (PGJCH), quien le hizo fama de ser asesino serial. Se cree que pudo haber comenzado a matar entre 1978 y 1981 en Estados Unidos, durante su estancia en Pensilvania, cuando se suscitaron las desapariciones de varias mujeres y niñas que nunca fueron halladas. Sharif jamás pudo ser relacionado con estos misteriosos hechos.

A su llegada a México en 1994, se asienta en el lujoso y exclusivo Fracc. Rinconadas de San Marcos, de Ciudad Juárez, con todos los gastos auspiciados por Benchmark Research and Technology. Sharif siempre se distinguió por ser un hombre inteligente que patentó 25 fórmulas químicas. Fue aquí donde supuestamente ocurriría su prolífica trayectoria como asesino serial, que según se sabe duró de 1994 a 1995.

En 1995, Latif es acusado por una joven prostituta de haberla secuestrado, golpeado y violado durante tres días seguidos, la sexoservidora era asidua consumidora de drogas duras y no presentaba evidencia de abuso sexual, sin embargo, ante la presión internacional por aclarar los feminicidios de la región, la fiscalía especial decidió aferrarse a la historia de Sharif como presunto culpable de al menos 20 homicidios de mujeres.

Él representaba el acusado ideal, no hablaba español, no tenía familia en el país y contaba con antecedentes de agresión sexual, el pasado condenaba el presente de un hombre que había allegado al país para tratar de empezar de nuevo. 

La acusación oficial comenzó a flaquear cuando los cuerpos de mujeres asesinadas y ritualizadas seguían apareciendo mientras Sharif estaba en la cárcel, se le acusó entonces de contratar a la banda de “Los Ruteros” para clonar los homicidios y así demostrar su inocencia, señalamientos que jamás pudo demostrar la Procuraduría del Estado.

Las muertes de mujeres aumentaban, las acusaciones contra el egipcio se sumaban al igual que la violación de sus derechos, en diferentes ocasiones su abogada Irene Blancas denunció que no le permitían entrevistarse con su defendido, para entonces Sharif ya enfrentaba cargos por 20 asesinatos y 24 homicidios intelectuales, cargos por secuestro y hasta inhumación clandestina, ninguno se comprobó.

Abdel Latif Sharif falleció el 2 de junio de 2006, a la edad de 59 años, en el Centro de Rehabilitación Social de Chihuahua, por un paro cardíaco consecuente a un shock hipovolémico generado por una hemorragia intestinal crónica por una úlcera péptica. Ya desde el 2003, había sido diagnosticado con cirrosis hepática subsecuente a hepatitis C y hepatitis alcohólica, y un cuadro depresivo mayor, esa fue la versión manejada por las autoridades.

Fue sepultado en México, ya que no se logró localizar a ningún familiar que repatriara sus restos. No hubo ninguna ceremonia religiosa. A su entierro asistió el cónsul egipcio en México, Karim El Sadat. Alegó ser inocente hasta el último momento.

Muerto Sharif y hasta hoy en día continúan los homicidios de mujeres en Ciudad Juárez, con el mismo modus operandi con el que iniciaron, continúan desapareciendo mujeres con el mismo perfil como en 1993.