Secretaría de Cultura defiende rito de Los Voladores de Papantla tras comentarios de Arath de la Torre | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Secretaría de Cultura defiende rito de Los Voladores de Papantla tras comentarios de Arath de la Torre

Redacción

Las palabras del actor Arath de la Torre fueron blanco de incontables críticas en redes sociales tras ridiculizar en un comercial de la empresa Moneyman a los voladores de Papantla. 


La Secretaría de Cultura no tardó en pronunciar su desacuerdo y pidió al actor respeto para quienes participan en esta práctica ancestral "considerada sagrada para la comunidad portadora", además de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 2009.


"La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, que encabeza Alejandra Frausto Guerrero, se pronuncia en contra de la empresa Moneyman por hacer uso indebido de la imagen de la Ceremonia Ritual de Voladores en una publicidad donde se ofende, discrimina, devalúa y ridiculiza la ceremonia, considerada sagrada por parte de los portadores de esta práctica ancestral". expresó la Secretaría a través de un comunicado.


“Nos sumamos enérgicamente a los pronunciamientos que se han hecho en contra de esta publicidad y ofrecemos todo nuestro respaldo al Consejo para la Protección y Preservación de la Ceremonia Ritual de los Voladores”, afirmó la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero.


"Para las comunidades que la practican, se trata de una danza asociada a la fertilidad y al respeto profesado a la naturaleza y al universo. Es ejecutada por diversos pueblos indígenas de México y Centroamérica, principalmente por los totonacos y nahuas de los estados de Veracruz y Puebla", explicó la Secretaría.


En el  infausto comercial que circula en redes sociales, el actor pregunta: “¿Sabes qué tienen en común el número de vueltas que dan los voladores de Papantla y tu primer crédito con Moneyman? En que ambos te generan CERO interés.”


La Secretaría de Cultura advirtió que no obstante que los voladores han desarrollado un plan de salvaguardia ejemplar para proteger su patrimonio, esta es la tercera ocasión en la que la imagen de esta danza ritual ha sido utilizada de manera indebida por empresas privadas, y exigió el respeto a los derechos humanos y culturales de los pueblos indígenas que realizan esta danza y el resarcimiento de los daños ocasionados. "Esto es un ejemplo más del racismo de ciertos grupos sociales en México para con los pueblos indígenas", expresó la dependencia.


Por su parte, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, anunció que buscará medidas legales para retirar el comercial donde se denigra a los Voladores de Papantla.


“Vamos a buscar las formas legales para llamar la atención de la empresa que lo utilizó, recordándole que es un patrimonio cultural. Tenemos  que reivindicar a nuestros pueblos originarios y yo creo que no es buen uso el que le dieron. Ojalá la propia empresa que hizo esta publicidad, rectifique”, sostuvo el mandatario estatal.


Los voladores y la cultura totonaca


Muy pocas culturas en el mundo han conseguido cuatro reconocimientos de la Organización de Naciones Unidas; en México, sólo una: la totonaca, con amplia presencia en el estado de Veracruz.


En 1992, su ciudad prehispánica Tajín fue inscrita en la lista de Patrimonio Mundial; en el 2009, la UNESCO declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la Ceremonia Ritual de los Voladores; en 2012, la Convención de Salvaguardia del Patrimonio Cultural valoró el trabajo que realizan los totonacos a través del Centro de las Artes Indígenas (CAI) y les colocó en la lista de Mejores Prácticas para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural; y en 2015, Tajín, junto con ocho ciudades prehispánicas de México, recibió el Escudo Azul y quedó inscrita en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo Protección Especial de la ONU, en caso de guerra o desastre natural.


La danza, que es un canto al Sol, y los danzantes la representación de la semilla del maíz y el agua que caen sobre la tierra, es una de las ceremonias simbólicas más bellas que ejecutan desde hace siglos los habitantes del Totonacapan. En ella participan cinco danzantes: cuatro voladores y un músico que marca el ritmo tocando el tambor y la flauta, al tiempo que cada volador salta al vacío boca abajo, sujetado por la cintura. Cada uno gira 13 veces, simulando descender por los 13 cielos del dios Sol, que multiplicado por los cuatro voladores da como resultado los 52 años del calendario indígena.


Hace 15 años, surgió el Centro de las Artes Indígenas (Xtaxkgakget Makgkaxtlawana, en lengua totonaca) situado en el Parque Takilhsukut, en Papantla, Veracruz, con el propósito de enseñar a las niñas y niños los valores y las artes propios de cultura. Los abuelos, desde el Kantiyán, vigilan que la enseñanza sea auténtica y la organizan en 16 casas-escuelas donde las y los menores aprenden música, pintura, danza, teatro, tejido, alfarería, cocina tradicional, el arte del vuelo, el cuidado de la salud y de la Tierra, y el cultivo de  la palabra.


En la tradición totonaca cada niño o niña trae al nacer una estrella, una luz, un don. El Consejo de Abuelos ayuda a los padres a realizarlo. "Ser fiel a ese don, cultivarlo y aprenderlo a la perfección es lo que da sentido a la vida de un totonaco, y lo que le permitirá ser feliz y hará de él o ella una mejor persona. Es aprender el arte del buen vivir" , declaró en 2015 a este diario el entonces director del CAI.