Estudia Derecho en línea y gana más que un profesionista en Oaxaca, ¿cómo? paseando perros | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Estudia Derecho en línea y gana más que un profesionista en Oaxaca, ¿cómo? paseando perros

Redacción

Desde hace más de un año, Kevin Santiago se dedica a pasear perros por los principales parques de la capital para poder ganar un poco de dinero y solventar sus gastos en la universidad y gana más que un profesionista promedio y por menos horas.


Esta actividad le genera ingresos semanales por dos mil pesos, 285 pesos al día, y se convirtió en el trabajo perfecto, pues ama a los canes.




En Oaxaca, la hora de trabajo en promedio se cotiza en 27.3 pesos, ubicando a la entidad con los ingresos más bajos del país y Kevin, gana más de 9 veces eso por su caminata canina.


Con apenas 20 años de edad, estudia Derecho en línea en el Centro Nacional de Capacitación Intensiva, carrera que le cuesta 2 mil pesos mensuales, 24 mil pesos al año, no paga luz y vive con sus padres.




Dedica en promedio cinco horas al día al estudio, después ofrece sus servicios y aprovecha para hacer ejercicio.


Todos los días de 7:00 a 9:00 y de 16:00 a 18:00 horas,  recoge en los parques de la ciudad a las mascotas y los lleva a pasear durante al menos una hora, cuya tarifa cotiza en 80 pesos sin importar el tamaño del animal o la raza “y no nada más pasearlo sino entrenarlo que es lo básico para que no esté ladrando y sepan comportarse en la calle”.



El joven estudiante cuenta que en un sólo día pasea ocho perros de distintas razas y por su experiencia puede controlar hasta cinco al mismo tiempo.


Sin embargo este es el principal problema, la falta de costumbre por parte de los propietarios de los animales por sacarlos a caminar, vuelve nerviosos a los animales cuando están en la calle “hay algunos animales que pueden olfatear a otros perros pero no sabes cómo puedan reaccionar” precisó.



La actividad física al aire libre para los animales, los mantiene saludables y elimina  conductas nerviosas, al no vivir encerrados.


Además aprenden a tolerar otros perros y convivir con otras personas diferentes a sus dueños.


“En el llano por lo regular damos hasta cinco vueltas para desestresarlos” , por seguridad cada animal lleva su propia correa, aunque lo ideal es caminar en libertad el joven entrenador asegura que con obediencia la cadena o correa se va retirando.