Vandalizan zona del Río Atoyac que fue rescatada por ambientalistas | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
persona-limpiando
Foto(s): Cortesía

Vandalizan zona del Río Atoyac que fue rescatada por ambientalistas

Ana Lilia Pacheco

Ana Lilia Pacheco / Fotos: Archivo

Ya son tres años desde que Rebeca Díaz comenzó a rescatar un área del río Atoyac, donde ha sembrado diversas especies endémicas como es el caso de los pochotes; no obstante, recientemente denunció que habían trozado las ramas de estos.

Asimismo, en diversas ocasiones ha denunciado que se han provocado incendios en ese mismo lugar, lo cual ha afectado a la labor sin fines de lucro que hace junto con su papá.

Cada domingo, doña Rebeca, su papá y otras personas que se han unido, se han dedicado a realizar tequios, sembrar árboles por secciones, los cuales fueron trozados en esta semana.

La activista detalló que fueron 7 pochotes y 5 primaveras las que fueron destruidas, las cuales ya medían más de un metro, pues habían sido sembradas hace dos años y cuidadas por ellos.

“La gente no entiende que los árboles dan oxígeno y que estamos en la capital del estado y pasan estas cosas de que nos tienen abandonados, ahora imaginemos cómo están en las comunidades; por eso se están terminando los bosques”, lamenta Rebeca.

Asimismo, relató que se ha vuelto común que durante fechas previas a la época de lluvia, comienzan a haber incendios, pero nadie hace nada para evitarlos, pues incluso parece ser una oportunidad para que otras personas vayan por los árboles quemados.

En el lugar se pueden observar metros de pastizales quemados esto en ambos sentidos de la carretera cercana al río Atoyac, además de troncos de árboles que han caído porque son quemados.

Rebeca y su papás recuerdan que este lugar se fue abandonando con los años, pues antes estaba más cuidado y a pesar de que todas las mañanas se reúnen muchas personas para hacer ejercicio, no se toman la molestia de dedicarle un tiempo para limpiar las áreas verdes.

“Si nos reunimos aunque sea 10 habitantes de cada colonia cercana, yo creo que podríamos mantener muy limpio y cuidado este lugar, pero a nadie le interesa, pero si estuviera cuidado, todos se acercarían”, expuso.

 Otros los apoyan

Además de Rebeca, otros vecinos del Río Atoyac se han acercado a colaborar con ella de manera gratuita, pues les preocupa la situación de este lugar, principalmente por los incendios ya que podrían también llegar a sus hogares.

“Nosotros vimos el trabajo que hace Rebeca y su papá y quisimos unirnos porque el río Atoyac ha sido muy abandonado por los mismos vecinos de este y las autoridades”, lamenta una de las integrantes.

Rebeca y su papá han sembrado alrededor de 300 plantas cerca del río como un pochote, mangos, flores y otras plantas; no obstante, algunos han sido arrancados o quemados por personas que pasan por este lugar.

“Aquí había una flor de mayo y ahora la arrancaron desde la raíz, no sabemos si se la robaron o estará tirada más adelante, hay gente que le gusta hacer maldad y no piensa en la naturaleza”, lamenta Rebeca.

Por ello, solicitó que las autoridades de los tres órdenes de gobierno mantengan el río Atoyac con seguridad para evitar este tipo de malas prácticas, además de que se sumen al proyecto de rescatarlo.

“Queremos seguridad y agua para que los árboles crezcan y nuestra labor valga la pena porque no es posible que nosotros traigamos agua de nuestra casa, cuidemos las plantas y vengan a destruirlo”, expuso.

  • 300 árboles sembrados cerca del río Atoyac
  • 7 pochotes y 5 primaveras fueron destruidas
  • Preocupación de vecinos
  • Contaminación
  • Incendios
  • Robo de árboles


Un gran trabajo


3 años llevan Rebeca y su papá conservando esta zona del río Atoyac

“La gente no entiende que los árboles dan oxígeno y que estamos en la capital del estado y pasan estas cosas de que nos tienen abandonados, ahora imaginemos cómo están en las comunidades".
Rebeca Díaz, Ambientalista


“Si nos reunimos aunque sea 10 habitantes de cada colonia cercana, yo creo que podríamos mantener muy limpio y cuidado este lugar, pero a nadie le interesa".
Rebeca Díaz, Ambientalista