Un riesgo, ser mujer y defensora de los derechos humanos en Oaxaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x

Un riesgo, ser mujer y defensora de los derechos humanos en Oaxaca

Texto: Ana Lilia Pacheco Fotos: Cortesía

 

A los 14 años de edad, Nayeli Lucero fue testigo de la violencia que vivió una familiar cercana a ella, por lo que prometió hacer algo para cambiar la situación de cientos de mujeres que han sido víctimas de sus parejas o familiares.

Fue así que Nayeli Lucero López Padilla se convirtió en fundadora del proyecto "Paz y No Violencia", con el que ha brindado talleres, capacitaciones, charlas y demás actividades sobre temas de derechos humanos y derechos de las mujeres.

Sin embargo, comenta que al ser mujer, activista y oaxaqueña, ha tenido que enfrentarse a varios obstáculos como el sistema de usos y costumbres de los municipios del estado, diferencia de género en el ámbito laboral y el machismo arraigado en el país.

Desde los 19 años, la activista comenzó a capacitarse en temas de género, derechos humanos y reproductivos, cuyos conocimientos adquiridos ha replicado en las regiones del estado.

Ser defensora en Oaxaca

Lucero señala que el primer obstáculo para ser defensora en el estado es ser mujer, debido a la desigualdad que existe con los hombres en el ámbito social y laboral, además de que se enfrentó al adultocentrismo.

“Comencé a los 19 años y como me veían joven, pensaron que era inexperta, que no tenía la capacidad o que no tomaba las cosas con seriedad; ahí se presenta otra doble lucha porque debes demostrar tu capacidad”, expone.

Agrega que el ayudar a mujeres a salir de la violencia es un riesgo, por lo que ha tenido que solicitar medidas cautelares tanto para la víctima como para ella.

“No es un trabajo fácil porque existen retos y obstáculos; pones en riesgo tu integridad”, asegura.

La defensora comparte que para hacer este trabajo también es necesario tener fortaleza y accionar de inmediato, pues si no lo hace, puede ser incluso mortal para la mujer que requiera de su ayuda.

Deconstrucción con mirada indígena

Conforme han pasado los años y ha visitado cada región del estado, Lucero se ha dado cuenta que cada una es diferente, por lo que asegura que es necesario hablar desde la interculturalidad.

“Llegamos con temas que no conocen y por eso la forma de abordar es diferente; debemos brindar la información desde una cosmovisión indígena para darle ese respeto a sus usos y costumbres”, menciona.

Comparte que siempre deja en claro que los sistemas normativos internos y de costumbres también son violatorios de los  derechos humanos  de las mujeres, por lo que es importante hacer el proceso de deconstrucción, pero sin dejar de lado las miradas indígenas y de la sociedad.

Señala que en los últimos meses se dedicó a ser asesora jurídica en atención a víctimas de violencia, lo cual la llevó a conocer que la alta marginación del municipio en el que estuvo, volvía aún más vulnerables a las mujeres.

“Me di cuenta que la marginación produce que se normalice la violencia en esas regiones en específico”, lamenta.

Seguridad para las mujeres

Lucero Padilla señala que el tema que las autoridades deben poner en práctica es la seguridad, principalmente para las mujeres, pues un ejemplo es la pandemia por la COVID-19, donde los casos de violencia de género aumentaron.

Asimismo, señala que aunque Oaxaca se ha vuelto un estado progresista en el tema de legislación como la despenalización del aborto, matrimonio igualitario, prohibición del matrimonio infantil, se les debe dar continuidad y crear políticas públicas.

 “Aunque hay reformas y leyes, la realidad es que faltan muchas cosas por hacer para garantizar a las mujeres una vida con beneficios y libertades”, subraya.

 

 

10 años lleva Lucero siendo defensora de los derechos de las mujeres

 

Avances en la defensa de derechos humanos en el estado:

-Despenalización del aborto

-Matrimonio igualitario

-Prohibición del matrimonio infantil

 

Obstáculos que ha enfrentado como defensora:

  • Violencia de género

  • Adultocentrismo

  • Machismo