Pasar al contenido principal
x

Piden justicia por accidente en Florida que enlutó a familia de Oaxaca

oaxaca-portada
Foto(s): Nadia Altamirano Díaz
Nadia Altamirano Díaz

Una indemnización que permita costear la manutención de su hija de un año, pero sobre todo la pronta repatriación de su cuerpo, es lo que Azucena, la esposa de Everardo Ventura Hernández, pide a las autoridades de Estados Unidos y México.

Norma, hermana de Everardo, exige lo que amerita una tragedia de esta magnitud, originada por un ciudadano estadounidense: "Pido justicia", exclamó y de inmediato se preguntó: "¿qué hubiera sido si un mexicano hubiera llevado esa camioneta?".

Ella fue la primera en enterarse de una noticia que "nadie esperaba". El duelo familiar al que se han sumado otras personas de la comunidad, lo viven rezando, mientras esperan el cuerpo para sepultarlo.

A Everardo le colocaron un altar el mismo martes, a unas horas de enterarse de que una camioneta chocó el autobús en el que él y otros 52 jornaleros de la empresa Cannon Farms viajaban a la plantación en la que trabajaban.

Dos arreglos florales, un cuadro de la última cena, dos fotografías enmarcadas de Everardo, veladoras y sillas permanecen en el piso de la cochera de la casa de dos plantas que logró construir por su trabajo como jornalero.

Su esposa Azucena, una joven con la que contrajo matrimonio hace dos años, narró que desde ocho años atrás Everardo viajaba a Estados Unidos con visa de trabajo "con el mismo patrón".

Juan, el padre de Everardo, trabajó con esa misma empresa durante cinco temporadas, ocho meses cada una.

"Volvía a ver a mi familia, cuando el paso era más tranquilo", recordó Juan, pero en 2011 que el paso en la frontera "se puso difícil" dejó de ir. Años más tarde, la empresa llegó a Agua de Sol a ofrecer visas de trabajo "a hijos de la misma gente que trabajó ahí".

"Yo mandé a mis dos hijos a buscar el sueño americano", dijo Juan, en alusión a José Juan de 34 años que actualmente trabaja en el área de cocina y Everardo, quien se quedó en la plantación de sandía, esperando retornar a Oaxaca en octubre próximo.

La última comunicación de Everardo fue a las 3:00 horas del martes cuando por un mensaje de WhatsApp saludó a su esposa Azucena, avisando que se iba al trabajo.

Everardo viajaba en un autobús de la empresa para la que trabajan cuando fue envestido por una camioneta, lo que provocó que chocara con la valla, se saliera de la carretera y volcara.

La familia de Everardo sabe por José Juan, que la funeraria alistó el cuerpo, pero ignoran cuándo retornará a su comunidad.

Agua de Sol es una comunidad de Miahuatlán de Porfirio Díaz, se ubica a 77 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, sus habitantes no llegan ni a mil y las opciones de trabajo son escasas.

"Aquí no se gana dinero", reconoció Rosalina, quien guarda recuerdos bonitos de su hijo:

"Era muy alegre, obediente, no ofendía a nadie, le gustaba mucho el basquet, de él tengo puros recuerdos buenos, por eso me duele tanto mi corazón", expresó sin evitar llorar.

Tanto Rosalina como Juan esperan que José Juan  llegue a Agua de Sol con el cuerpo de su hermano Everardo. Ignoran si su hijo mayor volverá a Estados Unidos a trabajar, una vez que la empresa ha cerrado temporalmente "ante tanto herido" que dejó el accidente de este martes.

 

"Era muy alegre, obediente, no ofendía a nadie, le gustaba mucho el basquet, de él tengo puros recuerdos buenos, por eso me duele tanto mi corazón".

Rosalina Hernández, madre de Everardo 

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.