Jesús Alejandro, un año de desaparecido sin pistas ni avances | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
jesus_alejandro_gonzales_desaparecido
Foto(s): Cortesía

Jesús Alejandro, un año de desaparecido sin pistas ni avances

Ana Lilia Pacheco

Hoy se cumple un año desde la última vez que vieron a Jesús Alejandro y desde ese día, su papá, don Agustín, no ha parado de exigir su búsqueda a las autoridades municipales y estatales.

Don Agustín González ha hecho huelgas de hambre, arriesgado su vida al subirse a puentes a colocar lonas con la ficha de búsqueda de su hijo, se ha presentado a desayunos y actividades del gobernador, ha hecho plantones en el zócalo para que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca le ayude a la búsqueda de su hijo y le dé respuestas.

De acuerdo con la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEBP) desde 2018 a la fecha han desaparecido 495 personas; no obstante, de acuerdo con colectivos de familiares de personas desaparecidas afirman que en la entidad existen más de 3 mil y José es uno de ellos.

Chucho, como le dice su familia, tenía una rutina: comenzar a trabajar en su mototaxi desde temprano. Durante el día hacer diversos viajes por las colonias de la agencia de Santa Rosa Panzacola, en la capital del estado, y en sus ratos libres pasar a saludar a su mamá, seguir trabajando hasta las 10:30 de la noche y de ahí regresar a su casa, en la colonia Adolfo López Mateos, de esa zona.

Sin embargo, el 24 de enero  de 2022 su rutina cambió. Jesús Alejandro González Gómez, de 36 años, comenzó su día como cualquier otro; al llegar la hora de guardar su mototaxi como todos los días, pasaron las 10:30, 11:00, 11:30 de la noche y él nunca llegó a su casa.

Doña María de los Ángeles Gómez o doña Mary, como la llama su nuera Dolores Rojas, recuerda la escena de la última vez que vio a su hijo y cómo él la saludó a eso de las 9:45 de la noche, sin saber que ya no sabría de él por un año.

Ya es un año desde que la familia González Gómez no tiene noticias de Chucho, y aunque han acudido a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, buscado ayuda de las autoridades, no han tenido éxito de encontrarlo.

Huelgas de hambre y en calles

Para que se realizara la primera búsqueda de su hijo, tuvieron que pasar más de tres meses de la desaparición de Jesús, una huelga de hambre, varias lonas colocadas en los puentes y una marcha.

Don Agustín confiesa que no hay día en el que no llore por su hijo, mientras trabaja, antes de dormir o cuando coloca una lona, por lo que se sometió a una huelga de hambre hasta que el presidente municipal de Oaxaca de Juárez lo recibió y canalizó su caso a la Fiscalía.

Incluso, cada que sabía de alguna actividad donde estuviera el entonces gobernador, Alejandro Murat, él corría a ese lugar con su lona para insistir en la búsqueda de su hijo.

“Conseguimos que la Fiscalía nos informara cómo iban los avances de la búsqueda de mi hijo, pero hasta la fecha, no hemos sabido nada de él, ni una pista, señal o algo”, menciona.

Asegura que hay veces que suspende su trabajo como plomero, pero la búsqueda de su hijo, jamás. En consecuencia ha viajado en dos ocasiones a visitar a la Virgen Juquila, ya sea en su vehículo automotor o en bicicleta.

En agosto, los familiares de Jesús se unieron a un colectivo de familiares que también buscan a personas desaparecidas, con quienes ha conseguido hacer más visible la desaparición y abrir el diálogo con las autoridades.

Algunos de los integrantes de colectivos señalaron que la misma Fiscalía General del Estado de Oaxaca les recomienda no movilizarse o “hacer ruido” por los desaparecidos; pero es importante las acciones para visibilizar las desapariciones.

“Queremos visibilizar a nuestros desaparecidos, que la ciudadanía vea las necesidades y dolor, que sean empáticos, porque realmente nosotros sentimos ese dolor como madre y no queremos que nadie más lo sienta y que esté en este lugar, es un dolor que nos va carcomiendo, nos trae recuerdo de nuestros hijos”, declara.