Falta de agua dificulta la actividad agrícola a campesinos de Oaxaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Falta de agua dificulta la actividad agrícola a campesinos de Oaxaca

Nadia Altamirano Díaz

Nadia Altamirano Díaz

San Andrés Sinaxtla, Nochixtlán, Oaxaca.- En vez de arriesgarse a sembrar maíz que sabe que no va a crecer por falta de lluvia, Sara Cruz Ramos decidió ser cautelosa en este ciclo agrícola y en julio definirá si siembra frijol o trigo, como lo hizo el año anterior.

"A veces aunque uno espere los mejores rendimientos, nadie puede contra la naturaleza y aquí no hay pozos profundos o suficiente agua en el arroyo para poder regar, estamos basados al temporal, ya no depende de nosotros", dice con la sabiduría de la que se ha apropiado Sara en 20 años, desde que se quedó al frente de 10 hectáreas de cultivo en la agencia municipal de Santa María Suchixtlán.

Un 10% de hectáreas sembradas

De las 50 familias que viven en esta comunidad mixteca, el agente municipal, Francisco Gómez López, afirma con seguridad que el 80 por ciento se dedica a la agricultura, pero de temporal, sin posibilidad de optar por un sistema de riego que reduzca los riesgos de pérdidas por falta de agua de lluvia en el ciclo primavera-verano, porque sembrar en el otoño invierno está descartado,  

De las 700 hectáreas cultivables, alrededor de 80 están abandonadas porque sus dueños migraron o se dedican a otra actividad. De las 620 hectáreas que si se siembran de manera continua, "menos del 10 por ciento están sembradas", a diferencia de años anteriores cuando en abril comenzaba el ciclo agrícola.

"Ahorita como se ha retrasado todo, la mayoría están haciendo las labores de preparación", expresa Adelfo Hernández Ramírez, quien renta maquinaria y se emplea en labores de barbecho y rastreo.

La siembra de maíz que debió comenzar el 15 de mayo para terminar el 15 de junio, "se va a recorrer una semana más", pero los que no alcancen a hacerlo optarán por cultivar trigo, porque su ciclo es un cuarto de tiempo más corto.

Panorama crítico

"Vamos a ver qué sembramos", especula Adelfo, para quien otro factor que incrementa su duda de sembrar maíz la asienta en el aumento de los precios del fertilizante que han subido al doble o al triple.

"Va a estar crítico", sentencia al referirse a este ciclo agrícola que en esta semana apenas tuvo dos días con lluvia por los efectos del Huracán Agatha. "A unas personas les afecta, pero a nosotros nos echa agua", pero sólo llovió lunes y martes.

A pesar de que Oaxaca reporta una precipitación anual promedio de mil 550 milímetros anuales, al corte del 15 de mayo el 20 por ciento de los 570 municipios reportaban algún tipo de afectación por sequía, cinco de ellos con sequía extrema.

La poca lluvia ha hecho que este municipio presente condiciones de anormalmente seco desde el mes de abril, pero fue el 15 de julio y el 15 de octubre de 2020 enfrentó sequía moderada.

Esa escasez de agua hace que Sara califique el temporal de 2021 como crítico, pero no se queja ni piensa en dejar de sembrar, porque “amo el campo, aquí tengo la base de mi alimentación”.

La filosofía de Sara como productora es simple, cuando ella deposita una semilla, no espera toneladas en producción, porque es moderada al aplicar fertilizantes sintéticos, "más ahora que está tan caro", pero sobre todo porque si lo hace en exceso ella o su familia lo van a resentir, para empezar, desde "el sabor del maíz que va a cambiar".

La opción por la que ha optado en los años recientes es retirar lo menos posible de restos de la cosecha anterior de su parcela, para ayudarla a que guarde humedad. Al momento de preparar la siembra ya no barbecha, ese procedimiento que con tractor hace que 30 centímetros de suelo sea removido, para después rastrear el terreno.

Si Sara deja de sembrar significaría “quedarse sin comer”, por eso, con buenas o malas lluvias siga atenida a que así como ha habido años buenos, seguirán viniendo los malos de la mano del cambio climático que no sólo afecta a productores de esta región.

Por poquito que coseche, afirma, a ella se le verá siempre sembrando, maíz, frijol o trigo, “por lo menos para el autoconsumo”.