Pasar al contenido principal
x
Personas tomando fotos

Edil de Teotitlán del Valle condena actuar de marca francesa Sezane

Octavio Vélez Ascencio

 

La autoridad municipal de Teotitlán del Valle desaprobó y condenó el uso indebido de la información, conocimiento, imagen e identidad cultural-social de su comunidad por la empresa francesa Sézane.

En una comunicación, el presidente municipal, Andrés Gutiérrez Sosa sostuvo que Teotitlán del Valle es una comunidad indígena zapoteca, orgullosa de su riqueza y tradiciones, difundidas a nivel nacional como internacional, sin embargo, no está exenta del abuso y manipulación de personas, quienes obtienen beneficios económicos, tomando sus características comunitarias, conocimientos ancestrales y patrimonio como un factor de comercialización e intereses particulares, en detrimento de sus ciudadanos.

Subrayó que la empresa Sézane estuvo en Teotitlán del Valle sin presentarse como tal ante la autoridad municipal y valiéndose del uso de otro nombre, abusó de la confianza, hospitalidad y buena fe de esta comunidad, al utilizar a una ciudadana como modelo de dicha marca.

Además, expuso que la comunidad no descarta acciones legales por el uso de las iconografías distintivas de los tapices y tapetes elaborados en Teotitlán del Valle utilizados en una bolsa de mano regalada a una ciudadana.

Por eso, destacó que Teotitlán del Valle no permitirá se menoscabe la riqueza e importancia de su cultura, ni se atente contra la dignidad e integridad de la ciudadanía en general, por personas ajenas a la comunidad.

Resaltó que la comunidad está comprometidos en hacer valer sus derechos y decisiones ante cualquier instancia, pues la libre autodeterminación fortalece su forma de organización.

Aparte de esto, pidió el respeto hacia la dignidad y privacidad de las ciudadanas implicadas, para que no sean acosadas por medios de comunicación en busca de una nota.

También, requirió el apoyo de todos aquellos órganos federales, estatales y sociales interesados en el bienestar de su comunidad, para hacer valer sus derechos y sus decisiones emanadas de la asamblea comunitaria, ante los intereses políticos y económicos que intentan robarse su dignidad como comunidad  indígena.