Pasar al contenido principal
x

Aflora la esperanza en los mercados de Etla, Oaxaca

Texto y fotos: Alexei Garcia 

 

“Yo tengo mi esposo enfermo, le realizan hemodiálisis, necesito dinero para pagar hemodiálisis. A veces va una vez, a veces dos (acude por semana), porque no hay dinero”, afirmó Juana Martínez, quien tiene 20 años dedicándose a la venta de blandas y tlayudas en el Mercado Porfirio Díaz de la Villa de Etla.

Aseguró que las ventas bajaron un 60 % y uno de los tragos más difíciles fue sobrevivir al cierre del centro de abasto de este municipio. “Pues en la calle tuvimos que vender y luego nos corrían, no nos dejaban vender y yo con la necesidad”, puntualizó.

Juana, quien es originaria de Santo Tomás Mazaltepec, que se encuentra a 30 minutos de distancia del mercado, aseguró que otro factor en contra es que los insumos, el gas y la leña, han registrado un incremento en sus precios.

“Está dura la situación y ojalá una ayuda que nos dé el gobierno, porque somos campesinos”, aseveró.

Tejateras también enfrentaron crisis

Margarita Luisa García Hernández es originaria de San Andrés Huayápam y diariamente se traslada hasta la Villa de Etla para poder vender su producto. Durante la pandemia, sus ventas registraron una baja del 50 %; “ya no era tanto lo que yo ganaba, sino que la cosa era, pues, mantener nuestro lugarcito”, dijo.

“Pues la cosa es, yo creo que en cualquier negocio, es administrar, no andar comprando cosas que uno no debe. Lo importante para mí era nada más sacar la inversión, para volver a comprar otra vez el material, para seguir trabajando”, explicó mientras removía con sus manos una masa que posteriormente sería tejate.

Aseguró que una de las etapas más complicadas a las que se enfrentó fue el cierre del mercado, decisión tomada por las autoridades municipales y seguida por los habitantes de esta demarcación, con miras a romper la cadena de contagios.

"Fue una situación muy crítica"

Carmen Vásquez Santiago es originaria de la Villa de Etla y se dedica a hacer tamales; tiene de mole, rajas, salsa verde, amarillo, chepil, frijol, dulce y flor de calabaza. A sus 19 años de edad fallecieron su papá y su mamá, por lo que tuvo que hacerse cargo del negocio, sola.

Actualmente tiene 55 años, 36 los ha dedicado a su puesto de tamales en el mercado Porfirio Diaz y tras todo este tiempo, asegura que la pandemia de COVID-19 es la peor etapa para ella y todos los vendedores.

“Muy mal, porque yo me fui para abajo. Me dio el COVID, estuve seis meses con el COVID, me fui a Puebla, entonces sí me fue muy mal y en el negocio también bajó la venta”, aseveró.

“Sí fue la etapa más difícil para nosotras, porque pedimos préstamos y nos quedamos muy endrogadas”, relató a NOTICIAS Voz e Imagen de Oaxaca.

Considera que actualmente existe una recuperación en las ventas, pero afirmó que no al nivel que se tenía previo a los contagios de SARS-CoV-2.

Doña Carmen no tiene una perspectiva muy buena para el año siguiente y los posteriores. “Pues híjole, es que está de pensarlo porque todo esta muy mal, hasta el gobierno dice mentiras, muchas cosas que no y yo siento que esto ya no se va a levantar como antes, esto va a seguir porque esta enfermedad no se va a terminar, ahí va estar también y ahí se va a quedar”, finalizó.

Don Moy registró bajas ventas

Moisés Hernández se dedica a hacer barbacoa. Su esposa fue quien heredó el negocio de sus padres, por lo que él se sumó a la tradición familiar.

El negocio tiene 60 años y también considera que esta es la etapa más difícil en el rubro de venta del producto. “Pues un poquito fuerte porque bajaron las ventas, el mercado se cerró, entonces nada más abría los domingos y ahorita lentamente está levantando”, declaró.

Sus ventas se redujeron en 50 %, por lo que si antes mataba cuatro o tres chivos, ahora tiene que cocinar solo uno o dos. Considera que las ventas van aumentando, llegando a un 70 %, pero es por ratitos, cuando se aglomera la gente. “Esto da para todos, pero el cliente elige dónde guste más”, finalizó.

 

  • 60 % bajaron las ventas de tortillas
  • 30 minutos, la distancia de Mazaltepec a la Villa de Etla
  • 50 % bajaron las ventas de tejate
  • 50 % bajaron las ventas de barbacoa

 

"Yo tengo mi esposo enfermo, le realizan hemodiálisis; (necesito) dinero para pagarla. A veces va una vez, a veces dos (acude por semana), porque no hay dinero”.

Juana Martínez

Tortillera

 

“Pues la cosa es, yo creo que en cualquier negocio, es administrar, no andar comprando cosas que uno no debe. Lo importante para mí era nada más sacar la inversión, para volver a comprar otra vez el material, para seguir trabajando”.

Margarita Luisa García

Tejatera

 

“Pues híjole, es que está de pensarlo porque todo está muy mal, hasta el gobierno dice mentiras, muchas cosas que no y yo siento que esto ya no se va a levantar como antes, esto va a seguir porque esta enfermedad no se va a terminar, ahí va estar también y ahí se va a quedar”.

Carmen Vásquez Santiago

Tamalera