San Miguel y sus cascadas mágicas en la costa de Oaxaca

El segundo atractivo después de las playas de Huatulco
Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Las cascadas tienen diversos niveles, desde una altura de un metro hasta los 15 metros

Estela, una mujer de larga cabellera negra, piel morena y cuerpo delgado ha recorrido por más de 20 años las cascadas mágicas de San Miguel del Puerto.

Las plantas de sus pies están más que acostumbradas a la arena circundante, las rocas y el moho en las piedras; es una impetuosa guía de los visitantes a las profundidades.

Ella es integrante de un colectivo de 30 guías de turistas de San Miguel del Puerto encargados de llevar a los visitantes a recorrer los más de 6 kilómetros de río; sin embargo, hoy viven desplazados.

Mágicas

Las cascadas de San Miguel del Puerto son el segundo atractivo de la región después de las playas de Huatulco, en la región de la Costa.

Pero que muy pocos se han animado a conocer el lugar, quizá por aquel dicho de “más vale bueno por conocido que malo por conocer”; pero en San Miguel ese refràn popular no aplica.

El río de Copalitilla deja cautivados a los visitantes; maravillosos escenarios de la región permiten la perfecta conjugación entre la naturaleza y el hombre.

Los recorridos por los atractivos se pueden extender por una hora o más; pero en ningún momento significa que los visitantes se queden sin aliento; los paradores ubicados estratégicamente son un pretexto para contemplar la transparencia de las aguas del río y, con suerte, el visitante puede avistar algunas especies como venados, osos hormigueros y la fauna que este lugar.

Desigualdad

Las riquezas naturales de San Miguel del Puerto se han convertido en el segundo paquete turístico más vendido de la Costa yes aprovechado por personas que se aventuran por la comunidad.

Los 30 pobladores de San Miguel se organizaron para capacitarse como guías de turistas, actualmente buscan la certificación y un espacio dentro de un mundo laboral ambicioso y egoísta.

A pesar de que Estela y sus paisanos conocen a detalle los caminos, veredas, cultura, vestimenta, la lengua, historias, tradiciones y costumbres de su comunidad, son personas ajenas quienes se dedican a trasladar a grupos de turistas a las cascadas, desplazando así a los guías locales.

En el acceso a la comunidad se ubican en el módulo de información, su nombre: guias Naturaleza San Miguel del Puerto Tierra de Cascadas, donde por cada grupo de turistas les pagan 10 pesos y con eso mantienen un fondo de ahorro para apoyos a la comunidad y enfermos.

Martha Sanchez Martinez, suplente de la regiduría de Turismo y guia, asegura que actualmente los guías locales buscan un espacio en Bahías de Huatulco para captar turismo y que las ganancias se queden con la gente de San Miguel, pero aún siguen en la lucha.

Proyecto sustentable

Pobladores de San Miguel del Puerto busca hacer de las cascadas un proyecto sustentable con miras al cuidado y protección del medio ambiente; además, aspiran a la denominación de Pueblo Mágico.

El edil de San Miguel del Puerto, José Ángel Mattern Alcázar, comentó que para impulsar como Pueblo Mágico es necesario contar con los recursos del orden federal y estatal para invertir en la pavimentación de la vía principal que conduce a esta localidad.

La carretera con 15 kilómetros de terracería, 4 están pavimentadas y 6 están en espera de recursos.

Además, del trazo, tres kilómetros de río están en tierras de San Miguel mismas que han denominado Cascadas Mágicas de Copalitilla, Llano Gande y Las Brisas, donde existen cooperativas que las administran; por el acceso cobran por persona 60 pesos.

Mattern Alcázar asegura que el número de visitantes ha aumentado de manera paulatina en los más recientes 25 años; afirma que son 20 mil los que recibe anualmente.

Los visitantes también pueden ocasionar la degradación de la naturaleza; para evitar el daño los integrantes de la comunidad y la cooperativa buscan aplicar una estrategia que conlleve la concientización de la importancia y cuidado del río.

Contra la migración

Consideró que la difusión, la señalización e infraestructura hotelera son parte importante para el desarrollo de la socieada de San Miguel, pues aseguró que esto vendría a mermar la migración, pues habría opciones de trabajo para los pobladores.

“Sabemos que el desarrollo turístico genera basura, desechos de comida y todo tipo de contaminantes pero queremos combatir mendiante un proyecto para el buen manejo de los residuos”.

En las  cascadas de San Miguel coexiste un ambiente donde se respira paz y tranquilidad, su gente es amable, sus calles limpias y amplias, los lugareños se dedican a la producción de café y miel orgánicos, así como a la elaboración de artesanías de bambú.