El asesinato de Betsy Aardsma | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x

El asesinato de Betsy Aardsma

Betsy Ruth Aardsma nació el 11 de julio de 1947 en Holland, Michigan (Estados Unidos).


Era la mayor de los tres hijos de Esther y Richard Aardsma. Fue siempre una estudiante modelo y se graduó con honores en la High School Holland, antes de matricularse en la Universidad de Michigan, donde estudió Arte e Inglés.


Al graduarse en agosto de 1969, se matriculó en la Universidad Estatal de Pennsylvania, en el Programa de Maestría en Inglés.


Betsy se queda en el colegio en vacaciones


En noviembre de 1969, Betsy se quedó en el colegio durante las vacaciones de Acción de Gracias, con el fin de trabajar en un trabajo de investigación para su clase de Inglés, que era la introducción a una investigación. Seguía siendo una chica estudiosa, que no consumía drogas y llevaba buenas relaciones con sus compañeros y maestros.


Recientemente se había comprometido con su novio, un estudiante de Medicina de la misma Universidad.


El 28 de noviembre de 1969, aproximadamente a las 16:00 horas, Betsy y su compañera de cuarto se separaron en la biblioteca, después de acordar que se reunirían a las 19:00 horas para cenar juntas.


Betsy se reunió con un profesor, Harrison T. Meserole, para hablar sobre su trabajo de investigación, y luego se dirigió hacia el nivel 2 de la biblioteca universitaria para buscar algunos materiales.


Betsy es apuñalada en la biblioteca


En algún momento alrededor de las 16:45 horas, Betsy se encontraba sola en uno de los pasillos, buscando un libro, cuando fue apuñalada una sola vez en el corazón por un desconocido.


Betsy cayó al suelo. Un hombre salió del lugar y fue visto por varios testigos; incluso se detuvo para decirle a la recepcionista: "Alguien debería ayudar a esa chica", antes de salir de la biblioteca y desaparecer.


Este hombre fue descrito por varios testigos que se presentaron ante la Policía, algunos inclusive afirmaron que se trataba de dos individuos. Dos retratos robots se elaboraron a partir de sus descripciones. Sin embargo, nunca fueron identificados.


Betsy Aardsma estaba tendida en el piso; como llevaba puesto un vestido rojo, no se notaba la sangre de la herida y parecía que había sufrido una convulsión. Dos testigos le prestaron primeros auxilios, incluyendo reanimación de boca a boca.


A las 17:01 horas, Betsy fue transportada al Centro de Salud Ritenour y se le declaró muerta a las 17:19. Hasta que fue examinada en el hospital, alguien se dio cuenta de que había sido apuñalada.


Se declara que es un homicidio


A la mañana siguiente, su muerte se determinó como producto de un homicidio y la investigación comenzó.


Uno de los sospechosos más fuertes en el caso fue Richard Charles Haefner, quien guardaba parecido con los retratos robot.


A sus veinticinco años, era candidato para ser maestro de Geología cuando conoció a Betsy Aardsma en el otoño de 1969. Muchos aseguraron que, días antes del homicidio, había intentado tener un acercamiento amoroso con Betsy y que ella lo había rechazado.


Su extraño comportamiento antes y después del asesinato, junto con su historia posterior de violencia hacia las mujeres, pederastia, y su temperamento explosivo y violento que lo llevó a enfrentamientos con la Policía, hicieron que se convirtiese en uno de los sospechosos clave en este caso.


Sin embargo, pese a que fue interrogado, jamás se encontró alguna prueba que lo vinculara directamente al crimen. Años después, golpeó brutalmente a una mujer en Delaware en 1998, entre otros incidentes. Haefner murió el 19 de marzo de 2002, en Las Vegas, Nevada (Estados Unidos), después de un ataque al corazón.


Dura 40 años la investigación, sin resultado


En 1990, Pamela West, una escritora que había investigado el caso en la década de 1980, publicó una historia de ficción basada en los detalles del caso.


West declaró que tenía la intención de escribir una crónica del crimen, pero estaba preocupada por la posibilidad de ser demandada por difamación, ya que mucha gente relacionada con el caso aún vivía.


En 2011 se publicó ¿Quién mató a Betsy?, un libro de Derek Sherwood sobre el asesinato sin resolver más famoso del estado.


El expediente del caso llegó a tener 1,500 páginas. Nadie lo sabía, pero la investigación duraría más de cuarenta años, con pocos sospechosos, escasos testigos y ninguna solución.


Hasta le fecha, el sitio donde fue asesinada Betsy Aardsma es frecuentado por alumnos de la institución, que inclusive cuentan la historia de que el fantasma de la desafortunada chica se aparece en el pasillo, reclamando justicia.