La sensibilidad de Sandy Allende, artista plástica de Oaxaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x

La sensibilidad de Sandy Allende, artista plástica de Oaxaca

Isela Sedano

Sandy Allende es una joven y talentosa artista plástica, que aunque su carrera en el arte recién empieza, ha dado muestra de su talento y su sensibilidad en la pintura; su nombre es Sandra Hernández Allende; es originaria de Santiago Comaltepec, Ixtlán, Oaxaca, comunidad ubicada en la Sierra Norte, perteneciente a la zona de la Chinantla.

Sandy nos comenta: “me siento muy orgullosa de ser chinanteca, ya que mi comunidad se caracteriza porque sus habitantes son gente amable y trabajadora; el haber crecido en esta zona me dejó recuerdos muy hermosos en el campo, la vegetación, la tranquilidad y la paz que puede uno experimentar en sus bellos senderos.

"Me considero una artista autodidacta; desde pequeña tuve inclinación al dibujo; siempre se encontraba algún garabato en mis libretas escolares; incluso reprobé el tercer año de primaria, porque me la pasaba dibujando en clases; pero descubrí que era algo que me permitía trasladarme en el tiempo y en mis sueños.

"Siempre fui muy soñadora, cuando estuve en la secundaria, mi maestro de Educación Artística me impulsó a pintar cuadros al óleo; fue una gran experiencia, ya que me inscribió a los concursos escolares y que él creía que yo podía con la pintura al óleo; con el apoyo de mis padres se compraron los primeros pinceles, pinturas al óleo y empecé a pintar sin técnica alguna; simplemente trataba de imitar lo que veía.

"Obtuve un tercer lugar, porque no tenía idea de cómo fondear el cuadro y simplemente puse muchos colores; pero lo importante fue que desde entonces me encantó y sentí que podía hacerlo mejor.

"Sin embargo, no tuve la oportunidad de estudiar en Bellas Artes, pues desafortunadamente me decían que no tendría ningún futuro pintando, más bien era un hobbie que después de terminar una carrera podría retomar; me gradué como Licenciada en Administración de Empresas Turísticas y actualmente la ejerzo y sigo estudiando la Licenciatura en Nutrición; pero la pintura siempre ha ocupado un lugar muy importante para mí y cada vez que veía un paisaje, flores, animales, todo era inspiración, como pidiendo a gritos: ¡píntame!; pero entre las actividades laborales y mi vida como madre de familia, pensaba que no había espacio para el arte.

"Pero lo cierto es que siempre había alguna oportunidad de dibujar algo, pues en cada dibujo expresaba mis sentimientos, a veces de tristeza, soledad o alegría; empecé entonces a retomar el dibujo cuando el abuelo de mi esposo enfermó y como terapia le hacía dibujos para que él coloreara; eso realmente me recordó que era algo que disfrutaba hacer y además, ver que aún se me facilitaba  hacer los trazos; y pensaba qué tal se vería esta idea en un lienzo, pero muchas veces quedaba solo en ideas.

"Cuando empieza la pandemia, al estar encerrados en casa, vi la oportunidad de experimentar, pues ya tenía más tiempo, no tenía que andar corriendo de arriba, abajo con los niños, tareas y actividades extracurriculares; me sentí más relajada y ahí empezó la magia; entre platos, tenedores y cucharas, al fin empecé a plasmar en un lienzo las maravillas que veo en la vida, tratando de capturar la belleza que muchas veces dejamos escapar, ocupados en días rutinarios.

"Mi propósito del año 2020 era pintar al menos tres cuadros y pinté 16 obras; lo que es mejor, ver la respuesta del público, que me ha hecho ver que a través  de mis obras puedo llevar trazos llenos de color e invitarlos a recordar que la vida es bella y que siempre hay un motivo para vivir agradecidos; a través del arte podemos crear y dar un toque especial a un espacio de nuestro hogar con una obra que nos inspire, que nos dé paz, alegría o simplemente armonía o color.

"Al pintar, realmente el tiempo vuela sin darse cuenta; en un momento solo somos mi obra y yo; es algo que me da libertad y me recuerda que no debo temer a equivocarme, porque muchas veces, cuando un trazo sale aparentemente mal, solo es una oportunidad de crear algo mejor; de esos imprevistos surgen nuevas ideas y puedes ir cambiando siempre; y es una filosofía de vida que empiezo a implementar en mí, sabiendo que no es un error o un fracaso, solo es una nueva oportunidad.

"He participado en varias exposiciones como 'Frida mía', 'Sangre y herencia', 'Canto a Oaxaca en Colombia', entre otras, por lo que agradezco a quienes han creído en mi trabajo y que han sido pieza fundamental para mi desarrollo como artista plástica".

 

"Al pintar, realmente el tiempo vuela sin darse cuenta; en un momento solo somos mi obra y yo; es algo que me da libertad y me recuerda que no debo temer a equivocarme, porque muchas veces, cuando un trazo sale aparentemente mal, solo es una oportunidad de crear algo mejor".

Sandy Allende, Artista plástica