Pasar al contenido principal
x

El milagro de la música, en adolescentes privados de su libertad

adolescentes-musica11
Foto(s): Cortesía
Carina Pérez García

Desde la interpretación existe una nueva obra que lanza un mensaje de vida y paz, es el himno “Amafka”, palabra chontal que se usa para bendecir, agradecer y desear el bien. Esta obra es una de las que se trabaja con coros y banda filarmónica, la cual engloba el trabajo de un proyecto musical, que realiza la dirección Somos Comunidad Arte y Cultura por la Paz, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP) que encabeza Karina Barón. 

El milagro de la música es uno de los que se ha podido constatar en la Dirección de Ejecución de Medidas para Adolescentes (DEMA), cuyos jóvenes en internamiento participan en este proyecto, de la mano del profesor Nathanael Lorenzo Hernández, director de Somos Comunidad Arte y Cultura, que en este programa apuesta por el fomento de una cultura de la paz y la reinserción social a través de la música.

El camino de la interpretación

Sobre este proceso que comenzó hace tres meses, el cual incluye clases de canto y música, la directora de la DEMA, Karla Garcés habló en entrevista de los cambios en el comportamiento de los adolescentes privados de su libertad y cómo han transformado sus emociones en interpretación musical. 

“Para los jóvenes internos es difícil el acceso al arte, porque la mayoría de ellos no puede salir. Ahora tienen otra visión de las cosas, el sistema penitenciario como tal tiene poco presupuesto, pero encontramos el apoyo de Nathanael y desde que comenzó con las clases los chicos quedaron fascinados. Muchos chicos tienen la huella de abandono, pero en estas clases han encontrado alguien que los entiende y los valora” comentó la directora de la DEMA, Karla Garcés.

Los 22 jóvenes en internamiento y uno más, en semi internamiento, cuyas edades van de los 16 a los 22 años, conformaron un coro y reciben clases de canto, de instrumentos de aliento, solfeo y rítmica. “Algunos chicos ya traían conocimientos artísticos y otros empezaron de cero. En dos meses se ha logrado mucho, con su canto transmiten mucho y se siente su vibra” agregó Karla Garcés. 

Les brindan herramientas profesionales para su reinserción social

Nathanael Lorenzo Hernández habló de la misión y visión de la dirección que encabeza, la cual tiene el claro objetivo, dijo, de darles a los jóvenes una herramienta profesional. Abundó que “Somos Comunidad Arte y cultura por la paz" es una dirección del SESESP, la cual acaba de cumplir tres meses con una serie de acciones, de las cuales, este proyecto con la DEMA es de los más importantes, señaló su director.

En entrevista compartió: “En este momento son 25 jóvenes, con quienes comenzamos con el tema de la música. Propusimos la creación de una banda filarmónica y un coro. He recibido el apoyo de Zuriel Llamas, tenor y académico, él da clases de canto, yo les doy clases de instrumentos aliento, solfeo y rítmica y el maestro Esaú García Pérez les da clases de guitarra clásica.

“Con ello les estamos dando elementos para que al momento de su reinserción social, ellos se lleven un conocimiento que ya sea que les sirva para integrarse a alguna agrupación musical o crear una, incluso para ingresar a una facultad de música”.

¿Qué cambios has visto en ellos?

“Ha sido fantástico. Vengo con la experiencia de trabajar con niños en comunidades y aquí se trata de otro ambiente, es un sistema penitenciario y los primeros días algunos no querían, no estaban convencidos del todo, pero conforme pasó el tiempo, pasó algo maravilloso, todos se sumaron a las clases y los he visto reír, llorar, enojarse, disciplinarse. Han ido modificando su comportamiento, por un lado y por otro, los veo cada vez más maduros, más seguros, me expresan sueños y metas y sé que las van a cumplir”.  

¿Cuál es tu reto en esta dirección?

“Somos Comunidad Arte y Cultura por la Paz está tocando esas partes sensibles, afuera no funciona igual la sociedad. Los servidores públicos tenemos una misión con ellos, de regresarles la dignidad, de hacerlos volver a creer en ellos mismos, de darles oportunidades y herramientas, para que cuando salgan no nos los vuelva a ganar el territorio del delito”.

“No podemos concebir un Oaxaca sin su cultura”

Con 15 años de trabajo al frente del Instituto Intercultural Calmécac, Nathanael Lorenzo Hernández realiza de la mano del SESESP un trabajo comprometido con los sectores más afectados, es este caso con los jóvenes privados de su libertad. 

“Sí, podrán preguntarse qué hace un músico tradicional en el Secretariado Ejecutivo, pues música, no podemos concebir un Oaxaca sin su cultura y por la cultura pasa seguridad pública y además está corroborado que en los lugares donde hay más actividad cultural y más patrones culturales, los índices de violencia son menos”. 

El fundador del Calmécac y ahora servidor, al frente de una dirección del SESESP, destacó que en la DEMA el equipo de trabajo lo ha recibido con cariño; reconoció la visión de la directora quien ha sumado grandes ideas a esta dirección y el trabajo de los custodios. 

“Es un entorno en el que los jóvenes cada vez se hacen más virtuosos. Y yo feliz porque la comunidad artística se está sumando, han venido  a dar conciertos, talleres y están por recibir talleres de artes plásticas. Les estamos poniendo a los jóvenes sobre la mesa algo profesional, no algo pasajero; tenemos que dar herramientas completas”. 

Además de este proyecto con la DEMA, Somos Comunidad Arte y Cultura por la Paz, abonó Nathanael Lorenzo Hernández, tiene otras obligaciones: “tenemos una meta de atender 32 agrupaciones musicales en todo el estado, estamos creando vínculos en las regiones para que esta dirección haga asesoría, gestión y capacitación profesional. Y también tenemos un programa que se llama Artesanas por la paz; hay mucho que hacer en esta dirección”.

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.