Pasar al contenido principal
x
Mario Lavista

El lector furtivo: Textos en torno a la música

Rafael Alfonso

 

El pasado 4 de noviembre, el medio cultural mexicano se conmocionó con el fallecimiento de Mario Lavista, compositor y músico nacido el 3 de abril de 1943. Lavista estudió composición con Carlos Chávez y es considerado uno de los autores de la “patria sonora” del país.

Desde muy joven, en los años sesenta del siglo pasado, se hizo presente en la escena mexicana con títulos como Seis pequeñas piezas para orquesta de cuerdas (1965); a la que siguieron otros como Antifonía, para flauta, dos fagotes y dos percusiones (1974); Marsias, para oboe y ocho copas de cristal (1982); Clepsidra, para orquesta (1990-1991); y Les Couleurs du Monde (2003). Iniciando los años 80 compone la emotiva Lamento a la muerte de Raúl Lavista, pieza para flauta baja escrita en memoria de su tío, un imprescindible de la música cinematográfica de México; todo ello, entre más de casi un centenar de obras estrenadas.

Varios de sus títulos (Homenaje a Beckett; Aura, ópera en un acto, basada en la novela homónima de Carlos Fuentes, Tropo para sor Juana o Gargantúa et Pantagruel) nos hablan de un personaje, no solo pendiente de su quehacer musical, sino que estaba empapado de una amplia cultura literaria.

En consonancia con lo anterior, en el libro "Textos en torno a la música" (Conaculta, INBA, Cenidim, 1990), Luis Jaime Cortez reúne una serie de ensayos que, en su primera parte, rinde homenaje a la figura del compositor con textos, entre otros, de Juan Vicente Melo, José Antonio Alcaraz, Daniel Catán y Álvaro Mutis.

Por otro lado y, creo también, lo más interesante del libro, son los textos del propio Mario Lavista que desarrolla interesantes ensayos sobre grandes músicos como Wagner, Puccini,  Mozart, su maestro Carlos Chávez, y muy especialmente, un revelador análisis que desentraña las claves musicales implícitas en algunos textos de Sor Juana Inés de la Cruz, claves que nos indican que la décima musa era también letrada en teoría musical.

No faltan los textos de Lavista sobre sus propias obras; en ellos podemos escuchar del mismo compositor los planteamientos teóricos y experiencias que motivaron sus creaciones. Otra parte de estos ensayos se aboca al análisis de momentos históricos de la música: movimientos y conceptos teóricos como el tiempo. Es imperdible el breve ensayo dedicado a la creación e interpretación en la música electrónica, una muestra de que Lavista era un hombre de su tiempo, apartado de los prejuicios. El texto incluye también tres entrevistas que fueron hechas al compositor y cierra con broche de oro con su catálogo de obras.

Este volumen nos permite mirar las diversas inquietudes intelectuales que poblaban al músico. Lavista es ejemplo de que el contacto con la cultura y el arte en todas sus manifestaciones impacta en la obra propia. Lo más interesante de esta suerte de homenaje al también miembro del Colegio de México, es que se dio en vida y no tuvimos que esperar al momento de su muerte para poder contar con un volumen de este cariz.