Así se vivió la ratificación de la Independencia de México | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
acta-independencia-mexico-vicente-guerrero
Foto(s): Cortesía

Así se vivió la ratificación de la Independencia de México

Redacción

Leonardo Pino

 “Trescientos años, un mes y seis días después de que Cortés plantara el pendón de Castilla y León sobre las ruinas humeantes de Tenochtitlan”, y once años después del Grito en Dolores, el 27 de septiembre de 1821, la ciudad de México le es entregada al Ejército Trigarante. El gobierno del conquistador español había terminado. Sin embargo, la consumación de la Independencia mexicana no era la que Hidalgo, Morelos, Guerrero y demás patriotas querían, ya que el poder seguiría en manos de aquellos a quienes combatían.

A partir del día glorioso en que Hidalgo da el grito de Independencia, patriotas como José María Morelos, Leona Vicario, Ignacio Allende, Josefa Ortiz, los hermanos Aldama y Vicente Guerrero, entre otras y otros, construyeron un gran movimiento popular y libertario.

Además de la libertad e independencia del territorio, buscaban dar respuesta efectiva a muchas demandas de justicia social, nacidas en el seno mismo del ejército y movimiento insurgente, compuesto mayoritariamente por trabajadores, campesinos, mineros y pueblos aborígenes.

Antes de cumplirse tres meses del inicio de la guerra de Independencia, se  había decretado la prohibición de los sistemas de esclavitud y castas, la devolución de las tierras a poder de los originarios, el fin del pago de tributos y alcabalas (impuestos sobre las ventas o permutas), del uso del papel sellado, y se suprimió el estanco del tabaco y de la pólvora (la venta de estos productos estaba monopolizada por el Estado).

Ese glorioso proceso, fue culminado once años después por un grupo político y militar, donde convergieron revolucionarios y monárquicos, altos dignatarios de la iglesia, conservadores, liberales y otros sectores que vieron amenazados sus intereses por el nuevo régimen de la metrópoli, pero sin mayor participación popular.

Los decidieron a tomar este partido la promulgación de la Constitución de Cádiz, en 1820, que modifica la posición de las élites locales, que hasta entonces habían apoyado al sistema virreinal.

Firma del Acta de Independencia

En medio de una gran euforia popular y de calles engalanadas con gallardetes con los colores de la nueva bandera, el ejército defensor de las tres garantías acordadas en el Plan de Iguala (Religión Católica, Independencia de México y unión entre los bandos hasta hace poco en guerra), hace su entrada triunfal a la Ciudad de México.

Al frente de los 16 mil hombres, aproximadamente, iba el cumpleañero Agustín de Iturbide, hasta hace muy poco, feroz perseguidor de los insurgentes; en la retaguardia, los viejos soldados de la Independencia: Vicente Guerrero, de origen indígena y afromexicano, segundo presidente de México; Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo, entre otros.

Al otro día, 28 de septiembre de 1821, en Palacio Nacional se leyó el Acta de Independencia, redactada por Juan José Espinoza de los Monteros y signada en dos ejemplares por 38 miembros de la Suprema Junta Provisional Gubernativa: 14 funcionarios, nueve nobles criollos, siete eclesiásticos, cinco militares, dos comerciantes y un hacendado.

Una copia se quemó durante un incendio en el recinto parlamentario de Palacio Nacional. De acuerdo al historiador y jefe del departamento educativo del Archivo General de la Nación, Alejandro de Ávila, no se sabe bien qué ocurrió con el otro ejemplar, que un buen día desapareció. Algunos historiadores sostienen que Juan Nepomuceno, hijo de Morelos, se la regaló a Maximiliano de Habsburgo cuando fue a ofrecerle la corona del imperio mexicano y que cuando don Max fue fusilado en Querétaro, su secretario se la llevó a Europa. Lo cierto es que a fines del siglo XI,  Joaquín García Icazbalceta la encontró en una librería en Madrid y la repatrió. Sus hijos la vendieron al coleccionista Florencio Gavito, quien pidió que al morir, le fuera entregado al gobierno de la República. El 21 de noviembre de 1961, el Acta de Independencia regresó al pueblo de México.

EX LIBRIS

Acta de Independencia del Imperio Mexicano, pronunciada por su Junta Soberana Congregada en la Capital de él, en 28 de setiembre de 1821.

La Nación Mexicana que, por trescientos años, ni ha tenido voluntad propia, ni libre el uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido. Los heroicos esfuerzos de sus hijos han sido coronados y está consumada la empresa, enteramente memorable, que un genio, superior a toda admiración y elogio, amor y gloria de su Patria, principió en Iguala, prosiguió y llevó al cabo, arrollando obstáculos casi insuperables. Restituida, pues, esta parte del Septentrión al ejercicio de cuantos derechos le concedió el Autor de la Naturaleza, y reconocen por inajenables y sagrados las naciones cultas de la tierra; en libertad de constituirse del modo que más convenga a su felicidad; y con representantes que puedan manifestar su voluntad y sus designios; comienza a hacer uso de tan preciosos dones, y declara solemnemente, por medio de la Junta Suprema del Imperio, que es Nación Soberana, e independiente de la antigua España, con quien en lo sucesivo, no mantendrá otra unión que la de una amistad estrecha, en los términos que prescribieren los tratados: que entablará relaciones amistosas con las demás potencias ejecutando, respecto de ellas, cuantos actos pueden y están en posesión de ejecutar las otras naciones soberanas: que va a constituirse con arreglo a las bases que en el Plan de Iguala y tratado de Córdoba estableció, sabiamente, el primer “Gefe del Exercito” Imperial de las Tres Garantías; y en fin que sostendrá, a todo trance, y con el sacrificio de los haberes y vidas de sus individuos, (si fuere necesario) esta solemne declaración, hecha en la Capital del Imperio a veinte y ocho de Setiembre del año de mil ochocientos veinte y uno, primero de la Independencia Mexicana.

MEMENTO

23 de septiembre de 1866: El General Porfirio Díaz derrota a las fuerzas invasoras francesas en Nochixtlán, Oaxaca.

23 de septiembre de 1973: Muere el poeta chileno Pablo Neruda a los 69 años.

24 de septiembre de 1810: Don Miguel Hidalgo es excomulgado por rebelde, hereje y por haber iniciado  la lucha por la Independencia de México.

25 de septiembre de 1873: Durante el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada fueron elevadas a rango constitucional las Leyes de Reforma.

27 de septiembre de 1821: Aniversario de la Consumación de la Independencia Nacional.

27 de septiembre de 1960: Nacionalización de la industria eléctrica.

28 de septiembre de 1810: Las fuerzas del generalísimo Miguel Hidalgo y Costilla toman la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato, Guanajuato.

28 de septiembre de 1821: Se firma el Acta de Independencia de México.

28 de septiembre de 1786: Nace en Tamazula, en el actual Estado de Durango, Guadalupe Victoria, insurgente y primer Presidente de México.

28 de septiembre de 1547: Nace el escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El Quijote de la Mancha.