Derechos Humanos, conquista histórica para la dignidad de los individuos | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
dia_internacional_derechos_humanos
Foto(s): Cortesía

Derechos Humanos, conquista histórica para la dignidad de los individuos

Redacción

Leonardo Pino

 

Los derechos humanos son una conquista histórica que busca establecer límites al poder y se fundan en la dignidad del ser humano.

Los treinta artículos por la libertad, la dignidad y la justicia, que estableció la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 10 de diciembre de 1948, en París, Francia, dio vida a uno de los documentos más importantes de la historia de la humanidad: la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La ONU los define como “derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos”. Se caracterizan por ser universales, indivisibles, e inalienables, por lo que la autoridad los reconoce, no los entrega, y por tanto no puede quitarlos.

En nuestro país, los Derechos Humanos están garantizados por la Constitución Nacional, en el capítulo 1, artículo 1: “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”.

Derecho universal a la cultura

"Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten" (Declaración Universal de los Derechos Humanos).

La cultura es una construcción social que comprende todas las manifestaciones materiales e inmateriales creadas a lo largo de los procesos evolutivos del ser humano y sus comunidades. Su acceso, goce y disfrute son derechos adquiridos mediante la conquista de diferentes luchas sociales en distintos puntos de la historia de la humanidad; su reconocimiento ha contribuido a la creación de normas y leyes que regulen su cumplimiento por cada uno de los miembros de la sociedad y entidades del Estado.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, precisa que la cultura es un concepto amplio e inclusivo que comprende todas las manifestaciones de la existencia humana, el que -a través de un proceso dinámico y evolutivo- “refleja y configura los valores del bienestar y la vida económica, social y política de los individuos, los grupos y las comunidades”.

Por lo tanto, la cultura comprende las formas de vida, el lenguaje, la literatura escrita y oral, la música y las canciones, la comunicación no verbal, los sistemas de religión y de creencias, los ritos y las ceremonias, los deportes y juegos, los métodos de producción o la tecnología, el entorno natural y el producido por el ser humano, la comida, el vestido y la vivienda, así como las artes, costumbres y tradiciones. 

Con el nuevo cambio de gobierno en Oaxaca, el gobierno tiene una renovada posibilidad de cumplir con sus obligaciones en la materia. Porque somos un Estado diverso y multicultural, aspiramos a convertirnos en una sociedad intercultural, afianzada en valores humanistas, que se desarrolle con principios de reciprocidad y redistribución, bases de nuestra comunalidad, reduciendo las desigualdades entre los que más tienen y quienes menos poseen.

La labor cultural desarrollada por el maestro Francisco Toledo, deberá servir como guía y ejemplo de enseñanza, para la promoción y difusión de las artes y culturas, defensa y protección del patrimonio material e inmaterial y acceso al patrimonio cultural de la humanidad.

 

La corrupción es una lacra

Alberto Hernández

 “La corrupción engendra más corrupción y fomenta una cultura destructiva de impunidad. La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción es uno de los principales instrumentos de que disponemos para avanzar en esta lucha. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 16 y sus metas también ofrecen pautas para la acción”. (António Guterres, Secretario General de la ONU)

La corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico, que afecta a todos los países y debilita las instituciones democráticas al distorsionar los procesos electorales, pervierte el imperio de la ley y crea entramados burocráticos, cuyo objetivo final es el de solicitar sobornos. También compromete el desarrollo económico, ya que desalienta a los inversores extranjeros y a las pequeñas empresas nacionales, a las que resulta a menudo imposible abonar los sobornos  requeridos por la corrupción. La corrupción engendra más corrupción y fomenta una cultura destructiva de impunidad.

Cada año se paga en el mundo un billón de dólares en sobornos y se calcula que se roban 2,6 billones de dólares anuales mediante la corrupción, suma que equivale a más del 5 % del producto interior bruto mundial, según datos del FMI.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se calcula que en los países en desarrollo se pierde, debido a la corrupción, una cantidad de dinero diez veces mayor que la dedicada a la asistencia oficial para el desarrollo.

La corrupción es un delito grave que frena el desarrollo económico y social en todas las sociedades. Ningún país, región o comunidad es inmune.

La gente a menudo piensa que está a merced de la corrupción y que es solo un “modo de vida” o un “rasgo cultural”. Sin embargo, cada sociedad, cada sector y cada ciudadano se beneficiarían de unirse contra la corrupción en la vida cotidiana.

La corrupción está presente en todos los países, ya sean ricos o pobres, del norte o del sur. Roba a las sociedades escuelas, hospitales y otros servicios vitales, aleja la inversión extranjera y despoja a las naciones de sus recursos naturales.

Socava el estado de derecho e incita a la comisión de delitos como el tráfico ilícito de personas, drogas y armamento. La evasión fiscal, el blanqueo de dinero y otros flujos ilícitos desvían recursos que son muy necesarios para el desarrollo sostenible.

Gobiernos, el sector privado, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y ciudadanos en todo el mundo están uniendo fuerzas para combatir este delito.

MEMENTO

Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO)

"Al inicio eran tan pocos libros que cabían en lo que hoy es la tienda, después creció la biblioteca y estuvo un tiempo en el MACO, después creció más y se regresó, empezamos a quitar espacio a las zonas de exhibición, para convertirlas en salas de lectura. Y después de 30 años, creo que tenemos un buen acervo de arte y literatura.” (Maestro Francisco Toledo en el treinta aniversario del IAGO).

El pasado 28 de noviembre, el IAGO cumplió 34 años de ser un espacio plural y diverso, que  abre un diálogo entre las expresiones artísticas nacionales e internacionales y el público oaxaqueño y visitante.