¿Y la estrella de Belén? | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

¿Y la estrella de Belén?

Redacción

MÉXICO, DF.- Se dice que el nacimiento de Jesús fue anunciado por una estrella radiante que guió a los Reyes Magos hasta el humilde pesebre de Belén. Desde hace tiempo, especialistas han tratado de dar una explicación a dicho fenómeno.


Un primer intento fue realizado por el astrónomo alemán Johannes Kepler en 1614, quien determinó que en el año 7 antes de Cristo se registró una serie de conjunciones de los planetas Júpiter y Saturno (hecho poco frecuente), y relacionó este hecho con la estrella de Belén.


Pero cálculos modernos han demostrado que el acercamiento de ambos astros no fue lo suficiente para causar un efecto como el descrito en los evangelios.


Para resolver el enigma, es necesario tomar en cuenta la fecha de nacimiento de Jesús, aclara el doctor Alberto Carramiñana Alonso, del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE). Sin embargo, el dato se desconoce.


El conteo del tiempo que tenemos fue realizado por el monje Dionysius Exiguus en el siglo 6, quien omitió cuatro años del reinado de Octaviano y no contó el año cero.


La fecha por todos conocida, el 25 de diciembre, fue elegida por cristianos que querían recordar el nacimiento del Cristo, esto unos 350 años después de que sucedió.


Para el astrónomo Michael R. Molnar, de la Universidad de Colorado, en su libro "The Star of Bethlehem: The Legacy of the Magic", explica que diversos estudios indican que nació entre los años -3 y -7, siendo la fecha mas probable el año -6.


El astrónomo analizó una moneda antigua que tiene la imagen de un carnero, o Aries, acompañado por Júpiter, planeta considerado por los sabios de la época como la estrella de los Reyes.


Ambos especialistas coinciden en que una segunda pista acerca de la estrella proviene del viaje. Dado que llegaron del Este, la estrella de Belén debió verse en la dirección hacia la cual viajaron, es decir al Oeste.


Al combinar estas pistas, Molnar buscó algún momento en que Júpiter se encontrara en Aries y encontró que éste fenómeno se presentó en el año 6 antes de Cristo, momento que coincidió con la cercanía del planeta con Saturno, además de un eclipse que ocultó la Luna e hizo más brillante el amanecer.


Por ello el investigador propone que la famosa estrella de Belén se presentó un 17 de abril del año 6 antes de Cristo.


Otras explicaciones, añade Carramiñana, incluyen una nova (estallidos que se dan en estrellas donde uno de los astros es una enana blanca que captura gas de su compañera) que hubo en el año 5 antes de Cristo, la cual fue registrada por astrólogos chinos y coreanos. El problema de esta teoría es que no hay rastros de alguna nova en la constelación donde fue observada por chinos y coreanos.


Otra propuesta es que la estrella era un cometa, un objeto menor del sistema solar que entra en actividad al acercarse al Sol, desarrollando una prominente cauda. Existe cierta especulación acerca de que lo que vieron los Chinos en -5 pudo haber sido un cometa. Sin embargo, ninguno de ellos fue tan brillante como la aparición del cometa Halley en el año -12, cuando alcanzó magnitud 1.


Por otra parte, es curioso notar que en algunas ilustraciones populares y en nacimientos la estrella de Belén es representada con cauda.