VIDEO| Sin piedad, repartidores de comida se vengan de presunto ladrón | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
uber-eats
Foto(s): Cortesía

VIDEO| Sin piedad, repartidores de comida se vengan de presunto ladrón

Redacción

Al ser costumbre los asaltos a repartidores, estos decidieron hacer justicia por sus propias manos, por lo que siguieron a un presunto asaltante hasta su casa y, entre varios, con insultos y gritos, lo golpearon.

Los repartidores de la famosa aplicación llegaron al domicilio, armados con barretas y cascos, los trabajadores de entrega a domicilio comenzaron a apalear al presunto delincuente. Exigían que el sujeto les devolviera un celular que supuestamente se había robado.

El suceso quedó grabado por uno de los implicados y circula en redes sociales, donde ya han comenzado a viralizarse.

Los repartidores de comida llegaron al domicilio y empujaron la puerta, hasta que lograron ingresar donde se encontraba escondido el sujeto. Entre todos lo sacaron de la vivienda y comenzaron a golpearlo, con patadas en la cara, puñetazos, golpes en el cuerpo con la barreta y los cascos, los repartidores organizados exigian que les hiciera entrega del celular que supuestamente habia robado. 

En la imágenes se pudo observar que eran al menos diez sujetos armados con palos, tubos, cascos, cinturones, pistolas de descarga eléctrica y hasta con una botella de vidrio  entraron a la fuerza al inmueble, lo insultaron, lo golpearon y se dieron a la fuga.

“¡Ya sabemos dónde vive, hemos cazado al pu**!”, gritó uno de los repartidores que tocó la puerta de la vivienda.

“¡Aguante perro!”, dijeron a presunto ladrón mientras lo apaleaban

“¿El celular, perro, dónde está el celular?”, cuestionaron al presunto asaltante, quien se encontraba tirado en el piso mientras era pateado por los repartidores de comida.

Hasta el momento se desconoce en qué parte del país se dieron estos hechos, por lo cual tampoco se tiene información de alguna autoridad sobre el delito que pudo haber cometido el agredido y el que cometieron los trabajadores de servicio a domicilio al entrar a una vivienda sin permiso para agredir a uno de los miembros.