Pasar al contenido principal
x

Miscelánea: El grito de Independencia

Leonardo Pino

San Porfirio, patrono de mimos y payasos, titular del santoral del día, no fue recordado por nuestro padre, don Miguel Hidalgo. En realidad, en los últimos días había descuidado las tareas del curato de Dolores, porque  tres o cuatro días antes del 16 de septiembre de 1810, don Miguel supo que lo habían delatado al comandante Miguel Allende, quien llegó a la casa cural la noche del 14. Allí siguieron organizando las acciones de los días próximos, hasta las dos de la mañana del 16 de septiembre, en que llegó Juan Aldama a advertirles que en Querétaro habían apresado a sus simpatizantes.

“En el mismo acto, cuenta don Miguel, los tres acordaron dar El Grito”.  Allende, el mariscal Aldama y diez paisanos más, fueron a la cárcel pistola en mano, redujeron al carcelero Feliciano y dieron libertad a todos los presos. Luego, convocados por los campanazos tempraneros, los vecinos se reunieron en el atrio parroquial, donde el Padre Allende los instó a iniciar “la memorable y gloriosa acción de dar principio a nuestra santa libertad”. De inmediato se aprehendió a los españoles, “menos a los señores sacerdotes gachupines” y se cerraron todas las tiendas.  Eran las cinco de la mañana y la única novedad que hubo, si bien de escasa importancia, fue la tanda de cintarazos que le asestaron a José Antonio Larrinúa “porque iba huyendo”.

Al frente de un reducido ejército de campesinos, don Miguel inició el camino de la independencia, rumbo a San Miguel el Grande. En Dolores, despuntaba la aurora del México libre.

Once años después, el 27 de septiembre de 1821, entró a la ciudad de México el Ejército Trigarante, en el cual destacaban los oficiales patriotas Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo, entre otros fieles insurgentes.

 Al día siguiente, se firmó el Acta de Independencia en la que se asentó que “La Nación Mexicana que, por trescientos años, ni ha tenido voluntad propia, ni libre el uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido”.

 

EX LIBRIS

Don Miguel Hidalgo explica a Riaño

las razones del levantamiento

Señor intendente de la provincia de Guanajuato, don Juan Antonio Riaño: Sabe usted ya el movimiento que ha tenido lugar en el pueblo de Dolores la noche del 15 del presente. Su principio ejecutado con el número insignificante de 15 hombres, ha aumentado prodigiosamente en tan pocos días, que me encuentro actualmente rodeado de más de cuatro mil hombres que me han proclamado su capitán general. Yo a la cabeza de este número, y siguiendo su voluntad, deseamos ser independientes de España y gobernarnos por nosotros mismos. La dependencia de la Península por 300 años, ha sido la situación más humillante y vergonzosa, en que ha abusado del caudal de los mexicanos, con la mayor injusticia, y tal circunstancia los disculpará más adelante. (…)  No hay remedio, señor intendente; el movimiento actual es grande, y mucho más cuando se trata de recobrar derechos santos, concedidos por Dios a los mexicanos, usurpados por unos conquistadores crueles, bastardos e injustos, que auxiliados de la ignorancia de los naturales, y acumulando pretextos, santos y venerables, pasaron a usurparles sus costumbres y propiedad y vilmente, de hombres libres, convertirlos a la degradante condición de esclavos. (…)  El movimiento nacional cada día aumenta en grandes proporciones; su actitud es amenazante; no me es dado ya contenerlo, y sólo vuestra señoría y los europeos reflexivos, tienen en su mano la facilidad de moderarlo por medio de una prudente condescendencia; si por el contrario, se resuelve por la oposición, las consecuencias en casos semejantes son tan desastrosas y temibles, que se deben evitar aun a costa de grandes sacrificios.

Miguel Hidalgo en el grito de dolores

(…) Pido a la providencia divina, con todas las veras de mi corazón, lo ilumine en un asunto de tanta magnitud para el país y para los españoles residentes en él. Una abnegación prudente nos daría un resultado satisfactorio y sin ejemplo; tal vez quedaríamos amigos, y bien podría ser que en el seno de la amistad, protegidos de una madura reflexión, se arreglara un negocio de tanta magnitud, en que se vería nada menos que, derechos sacrosantos e imprescriptibles de que se ha despojado a la nación mejicana, que reclama y defendería resuelta, siguiendo adelante en su actual empresa llevando a su frente, que le sirva de guía, el signo de la justicia, y el poderoso auxiliar de la convicción. He cumplido, señor intendente con indicarle a vuestra excelencia mis intenciones o mejor dicho, las de la nación. Soy hijo de Guanajuato, por quien tengo grandes simpatías; le deseo el bien posible, y ansío porque no pasen sobre él los grandes males que lo rodean; y veo que no hay otro medio de conjurarlos, que el arbitrio que le propongo. Paz y felicidad; guerra desastrosa y exterminio. Vuestra excelencia se inclinará por el más humano y racional, siendo, por tanto, un objeto de gratitud y de bendiciones, o tal vez, por desgracia, la execración de las edades venideras. Pido de nuevo a Dios omnipotente, le conserve su importante existencia y le proteja para resolver en un negocio tan grave y delicado. Cuartel general en la ciudad de Celaya, a 21 de septiembre de 1810. Miguel Hidalgo y Costilla [Rúbrica]

MEMENTO

16 de septiembre: Aniversario del inicio de la Independencia de México.

16 de septiembre de 1827: El Presidente Guadalupe Victoria celebra por primera vez el Grito de Dolores, lo que hicieron los siguientes mandatarios como tradición que habría de cambiarse al día 15 de septiembre.

16 de septiembre de 1873: Nace en San Antonio Eloxochitlán, Oaxaca, el revolucionario y anarquista Ricardo Flores Magón.

17 de septiembre de 1964: Se inaugura el Museo Nacional de Antropología e Historia.

18 de septiembre de 1968: En el contexto del Movimiento Estudiantil de 1968, la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México es ocupada por el ejército.

19 de septiembre de 1984: Desarrollo de Medios lanza el periódico "La Jornada", dirigido por Carlos Payán.

19 de septiembre de 1985: En la Ciudad de México, a las 7:19 horas, se registra un terremoto de 8.1 grados en la escala de Richter que dura 90 segundos y provoca una de las peores catástrofes en la historia del país.

21 de septiembre: Día Internacional de la Paz.

21 de septiembre de 1810: Miguel Hidalgo hace su entrada triunfal en Celaya, Guanajuato.

21 de septiembre de 1918: Nace en Jalisco, el escritor autodidacta Juan José Arreola.

21 de septiembre de 1551: Es fundada la Universidad de México, la primera del continente.

21 de septiembre de 1848: Muere Carlos María de Bustamante en la ciudad de México.

22 de septiembre de 1810: Nombramiento de Miguel Hidalgo como Capitán General del Ejército Libertador.

22 de septiembre de 1910: Se inaugura la Universidad Nacional de México, actualmente Universidad Nacional Autónoma de México.