Pasar al contenido principal
x
Libro orgullo y prejuicio

Lecturas para la vida: ¿El orgullo o el prejuicio?

Alejandro José Ortiz Sampablo

La señora Bennet ha criado a sus cinco hijas con el deseo primordial de encontrar marido. La llegada al vecindario del joven soltero Charles Bingley, junto a su amigo Fitzwilliam Darcy, despierta el interés de las hermanas Bennet y de las familias vecinas, que ven en ellos una excelente oportunidad para cumplir su propósito. Elizabeth, una de las hijas de los Bennet, empieza una singular relación con Darcy, que desencadena diversos conflictos y malos entendidos entre ambos, mismos que los hacen incapaces de reconocer los verdaderos sentimientos que tienen el uno por el otro.

"Orgullo y Prejuicio" (1813) es sin duda una de las obras más importantes de la literatura inglesa. Su autora, Jane Austen, narra en sus páginas la historia de la familia Bennet con las aventuras románticas que se viven en Hertfordshire, el lugar en el que viven, como fondo.  Las personalidades de los padres son enormemente contrastantes: el señor Bennet es un caballero sabio e ingenioso, mientras su esposa está permanentemente preocupada por la cuestión del casamiento de sus hijas a cualquier costo. La razón de esta obsesión no es fortuita ni superficial, se debe a que todo el patrimonio familiar pasará después de la muerte de su esposo a su pariente varón más cercano: su primo, Guillermo Collins, un hombre indiscreto y petulante que desea casarse con Elizabeth.

La forma en la que se va transformando poco a poco la manera en la que los protagonistas interactúan, es lo más notable del texto, pues, aunque se trata de una novela romántica, la autora parece alejarse del prototipo de narración amorosa que se acostumbraba en el siglo 19 y aún en el 20. Ni Elizabeth ni Darcy son perfectos, en vez de eso cometen errores, son contradictorios, se dejan llevar por sus primeras impresiones y pecan de cierto hermetismo. Estos defectos crean un ambiente realista que sumerge al lector en el mundo que Austen dibuja y provoca que, aún después de tantos años, "Orgullo y Prejuicio" siga provocando suspiros.

[email protected]