José Emilio Pacheco o la reivindicación del periodismo | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
libro
Foto(s): Cortesía

José Emilio Pacheco o la reivindicación del periodismo

Aleyda Ríos

Leonardo Pino

El maestro José Emilio Pacheco, fue (es) un extraordinario poeta, cuentista, novelista, guionista cinematográfico, editor, traductor. Y un gran periodista que honró al oficio, sobre todo a partir de la aparición de la columna Inventario en el año 1973, en el diario Excélsior, y hasta la desaparición física del escribidor en el infausto 2014.

¡Cuarenta y un años de sostener "Inventario", la columna más longeva del periodismo mexicano, escrita con rigor y mucho respeto por el lector,  que a su vez fue una clase semanal, abierta y generosa, de periodismo cultural.

Su arquitectura simple, “era una caja de sorpresas”, dice el escritor Eduardo Antonio Parra, quien, junto con otros destacados colegas suyos, tuvo la valentía de clasificar y editar "Inventario, Antología" (México, 2017), tres tomos publicados por editorial Era, el Colegio Nacional, la Universidad Autónoma de Sinaloa y la Dirección de Literatura de la UNAM. 

"Inventario" fue más que una columna escrita cada semana sobre variados temas; fue también una clase de “educación sentimental”, como lo sostuvo la maestra Rosa Beltrán.  

Este gran escritor, que muchas veces visitó nuestra ciudad y declaró su amor “por diez lugares suyos, cierta gente”,  representa el modelo del periodista cultural con altísimos niveles de exigencia y calidad, cuya escritura está basada en la sencillez, la claridad meridiana y un lenguaje claro y preciso.

La gran lección fundamental, y que perdura, de José Emilio Pacheco, son la producción de notas y escritos, que no tienen un estilo ampuloso ni rebuscado y sí un rigor documental y responsabilidad profesional, que muchos han llamado una verdadera ética de la escritura.

Para el periodista Miguel Ángel Flores, "Inventario" es “la Biblia del periodismo cultural mexicano”, un “nuevo género literario donde cabía todo y donde todo se conectaba”.

Creada en un tiempo donde el desdén hacia los periodistas era cultivado por los “fifís de toga”, cuando ser periodista equivalía a no ser nada, "Inventario" significó un gran triunfo del oficio, pues los lectores esperaban ansiosamente la columna. "Inventario" fue, es y será una reivindicación del oficio y de las y los periodistas.

Así pues, “Inventario” no es ni fue simplemente una columna más de las publicaciones periódicas del país, sino lo que anuncia su nombre, según la RAE : “Asiento de los bienes y demás cosas pertenecientes a una persona o comunidad, hecho con orden y precisión.”

En esas páginas, José Emilio nos entregó “una visión enciclopédica de la cultura del siglo 20 y, en especial, del proceso cultural de México.” Y del mundo. Por eso lo queremos tanto".

La luz en el zoológico de sombras

(Borges y Toledo en 2013). Fragmento.

José Emilio Pacheco

~ A la memoria de Carlos Monsiváis ~

III

Hablamos de animales evidentes

que según todas las mitologías

sobrevivieron al Diluvio.

Pero hubo acaso una segunda arca.

Se perdió entre la tempestad más terrible del mundo

y atracó en una orilla fuera de todo.

Gracias a ella perduran

otros seres que sólo podemos ver

en sueños y pesadillas.

Y ahora están aquí convertidos en arte

en los dibujos de Toledo y los textos de Borges.

 

V

En este libro prodigioso

la colaboración entre dos grandes artistas

produjo una obra única

que ahora ya no puede separarse.

Al dominio de lo fantástico

pertenece también

su trabajo en común y en el terreno onírico.

Toledo era niño cuando Borges inició su labor

y Borges no pudo ver los trazos magistrales que había inspirado.

en los últimos meses de su vida.

Toledo lo homenajeó

al presentar por primera vez

en Tokio las treinta y dos acuarelas iniciales

de esta serie que es un zoológico sin final ni comienzo.

 

VI

La primera impresión que da este conjunto

al espectador inocente e ígnaro (es decir, a mí)

es que en el encuentro imposible y real

entre Oaxaca y Buenos Aires,

Toledo sexualizó con mano maestra

la prosa asexual de Borges.

(…) Como director

de la Biblioteca Nacional en la calle México

Borges tenía a sus espaldas todo el saber

y toda la fantasía de este y los demás mundos.

De aquellos libros infinitos

se extrajo la quintaesencia del Manual.

 

VIII

En 1957, Arnaldo Orfila

publicó en el Fondo de Cultura Económica

el Manual,

una edición de lujo encuadernada en papel biblia

que Monsiváis, Pitol y yo

pudimos comprar en la Librería Zaplana

por nueve pesos con cincuenta centavos.

Diez años después, en 1968,

la obra fue refundida y aumentada

con treinta y cuatro nuevos textos

y apareció bajo el título de

El libro de los seres imaginarios.

 

X

En este cuarto libro no menos fantástico

que la imaginación y el genio de Toledo

han hecho para que lo veamos y leamos inagotablemente.

Es peligroso:

Toledo y Borges pueden ser obsesivos.

 

En 2013, Artes de México en colaboración con el Fondo de Cultura Económica, dio a conocer la segunda edición de 'Zoología fantástica', con textos de Jorge Luis Borges, ilustraciones de Francisco Toledo, una introducción a cargo de Carlos Monsiváis —que acompañó originalmente la primera edición de 1999— y el prólogo de José Emilio Pacheco. (…) Pacheco dedicó su texto a Carlos Monsiváis, fallecido en 2010, y desde luego no ha sido reproducido en ninguno de sus poemarios. (Texto y nota tomados de José Emilio Pacheco: Textos a la deriva (Facebook).

VENTANA

Carta abierta al mundo

Christine Ann Assange

20-12-21

"Hace cincuenta años, cuando di a luz por primera vez como madre joven, pensé que no podía haber dolor más grande, pero pronto lo olvidé cuando sostuve a mi hermoso bebé en mis brazos. Lo llamé Julián.

 

"Ahora me doy cuenta de que estaba equivocada. Hay un dolor más grande. El dolor incesante de ser la madre de un periodista galardonado, que tuvo el valor de publicar la verdad sobre los crímenes gubernamentales de alto nivel y la corrupción.

"El dolor de ver a mi hijo, que intentó publicar verdades importantes, manchado a nivel mundial. El dolor de ver a mi hijo, que arriesgó su vida para denunciar la injusticia, inculpado y privado del derecho a un juicio justo, una y otra vez.

"El dolor de ver a un hijo sano deteriorarse lentamente, porque se le negó la atención médica y sanitaria adecuada en años y años de prisión. La angustia de ver a mi hijo sometido a crueles torturas psicológicas, en un intento de romper su inmenso espíritu.

"La constante pesadilla de que sea extraditado a los Estados Unidos y luego pasar el resto de sus días enterrado vivo en total aislamiento. El miedo constante de que la CIA pueda cumplir sus planes para asesinarlo.

"La ola de tristeza cuando vi su frágil cuerpo caer exhausto por un mini derrame cerebral en la última audiencia, debido al estrés crónico. Muchos quedaron atónitos al ver una superpotencia vengativa que usa sus recursos ilimitados para intimidar y destruir a una persona.

"Quiero dar las gracias a todos los ciudadanos decentes y solidarios que protestan globalmente contra la brutal persecución política que sufrió Julián. Por favor, sigan levantando la voz a sus políticos hasta que sea lo único que escuchen.

Su vida está en sus manos".

Reenvíalo, multiplícalo de manera infinita…