De la formación de los psicoanalistas | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
libros
Foto(s): Cortesía

De la formación de los psicoanalistas

Redacción

Alejandro José Ortiz Sampablo

Apreciables lectores, el lunes pasado no me fue posible retomar la serie de notas que comencé, por lo que me permitiré realizar un pequeño recordatorio. Les comentaba en la nota anterior que, a raíz de una expresión que utilicé coloquialmente, una gentil persona preguntó: “¿qué es llevar el tratamiento psicoanalítico a sus últimas consecuencias?”.

Lacan, quien intentó rescatar la creación freudiana

Inicié la respuesta con un fragmento que escribió el creador del Psicoanálisis en 1909, el cual me hizo recordar la manera en que Sigmund Freud, por regla general, redactaba en qué consistía el tratamiento del alma fundado por él. Lo realizaba de tal manera que lo hacía ver sencillo, pero por otro lado también dijo que utilizaba aquello que le venía bien a su mano, y que cada investigador podría hacer lo mismo, lo que sirvió para que muchos que hoy utilizan el Psicoanálisis como marbete se dediquen a una "reeducación emocional del paciente", tal como lo dijo J. Lacan en su escrito “La dirección de la cura y los principios de su poder”.

A este psicoanalista francés se le acusa de ser “difícil de comprender”; por su parte, él decía que solo escribía para psicoanalistas. Lo irónico del asunto es que muchos de quienes lo leen lo hacen con la pretensión de serlo. Para continuar con la respuesta, utilizaré la frase con la que Lacan inicia el escrito aludido, y a su vez mostraré cómo Freud hacía ver sencillo aquello que no lo es: ejecutar el método psicoanalítico; pues quien se coloca en el lugar del analista, es de suponer que ha llevado a cabo el tratamiento que espera ejecutar; mas no solo eso, sino que ha vencido la cobardía de observarse a sí mismo, sin las protecciones de la entidad psíquica llamada Yo.

Nota al margen

Dicho sea de paso, llevar a quien pretende formarse como analista a vencer o incluso a tomar conciencia de tal cobardía, es materia de la formación -diferencia radical con una maestría en Psicoanálisis-, pues bien sabemos los analistas que el saber es una de las mejores herramientas que el Yo utiliza para ocultarse o incluso para justificar lo canalla que puede llegar a ser. Son esas maneras (poco serias) de transmitir el Psicoanálisis, las que lo llevan a la agonía que hoy vive.

Cuando llega un paciente que previamente ha tomado tratamiento psicológico o psicoanalítico con otros, eventualmente me sorprenden los refuerzos que tiene el Yo, de los que por fortuna no me ha costado trabajo fragmentar, pero también me muestra cómo la reeducación emocional del paciente es lo de hoy, dejándolos de tal manera frágiles ante ellos mismos y los otros, y en otras ocasiones, convirtiéndolos en verdugos de los demás.

Continuará el próximo lunes…

¿Quieres saber más?  Pide informes a los teléfonos 951 244 7006/951 285 3921 y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.! Escúchanos este viernes en punto de las doce del día por: https://www.facebook.com/RadioUnivas

[email protected]