Pasar al contenido principal
x

Aura García presenta: “El día que aprendí que no sé amar” en la FILO

Texto y fotos: Carina Pérez García

“El día que aprendí que no sé amar” es una re-lectura del amor romántico como prejuicio patriarcal. Literatura, feminismo y sexualidad son los tres elementos que se reúnen en el nuevo libro de Aura García-Junco, editado por Seix Barral y presentado en la 41 Feria Internacional del Libro de Oaxaca, como parte de la programación para jóvenes en el espacio Chipi Chipi, en San Juanito. 

En entrevista, la autora analiza cómo la búsqueda de un más allá utópico y de la relación perfecta, impide crear expectativas más realistas y relacionarnos con un humano, y no con un ente abstracto en nuestra mente. Compartió que este ensayo surgió por un interés personal y un deseo de entender en palabras lo que iba investigando.

“Luego de terminar una relación de siete años, comencé a preguntarme qué había hecho mal. Al cuestionarme lo que creía sobre el amor y así surgió este libro, cuya investigación me tomó tres años… Yo llevaba un rato tratando de tener relaciones abiertas y mucha gente me decía que estaba mal, que eso no podía funcionar o existir.  Y hay que recordar que no somos una isla cada uno, vivimos en comunidades y con personas que pueden o no pensar igual y en el momento en el que te mueves de lo que es una regla, siempre te vas a encontrar con resistencia alrededor”. 

Al reflexionar sobre lo que implica la resistencia, Aura García sabe que debe cuestionarse qué es el amor romántico o al menos qué es lo que creemos que debe ser o qué sentimos que se tambalea cuando tenemos otras ideas sobre las relaciones. “Este libro nace de ese lugar genuino, de tratar de entender algo, de investigar más, interconectando temas. Son ensayos de diferentes temas relacionados con el amor, sexo y monogamia. 

Compartió que uno de los ensayos con los que comenzó estuvo marcado por una línea conductora que fue “El arte de amar de Ovidio”, no como una fuente, sino porque le volaba la cabeza que un libro con dos mil años de antigüedad pueda seguir sirviendo como manual de ligue. 

“Comencé a buscar fuentes, investigación tradicional y además hablaba con gente que conocía poco. No siento que lo que escribí sea con lo que me voy a ir a la tumba, pero sí creo que puede posibilitar muchos diálogos. Cuando escribes algo de amor, todos tienen algo que decir al respecto, seguro habrá mucha gente que no esté de acuerdo con lo que digo en el libro; pero de eso se trata, de propiciar el diálogo”. 

Cuestiona las divisiones genéricas y la réplicas de patrones

Durante años, la sociedad se ha encargado de confeccionar y vender una idea romántica de las relaciones que se aleja, por mucho, de ser la panacea de la felicidad. En su lugar, sólo ofrece la reproducción de divisiones genéricas y replica los patrones de una sociedad dividida por el binarismo.

“El día que aprendí que no sé amar” es un ensayo literario en el que la autora analiza cómo la búsqueda de un más allá utópico, de la relación perfecta, que impide crear expectativas más realistas y relacionarnos con un humano, y no con un ente abstracto en nuestra cabeza. Con una perspectiva de género, más que un manual para amar, este libro es una revisión de aquello que enmarca nuestras relaciones y cómo, a partir de eso, podemos pensar la intimidad desde un ángulo más amable.

“En México, el discurso de las relaciones no coercitivas es una especie de nata; recubre solo a ciertos círculos sociales progres, se anuncia en algunos medios, se predica en las redes, se vive más o menos en las ciudades (incluyendo sus clases de salsa de clase media), se cuela un poco por aquí y por allá, pero sigue en calidad más de mito o deseo, que de praxis. Nuestro machismo nacional dice que el hombre es dueño de su pareja; a veces, de la vida al cadáver hay una relación de por medio. No se puede hablar de amor sin mencionar las inequidades de género que llevan a la violencia feminicida. La idea misma de Amor Romántico, como veremos después, está permeada de esos desbalances feroces”.

Conócela

Aura García-Junco (Ciudad de México, 1988) escribe narrativa y ensayo, y es traductora. Ha colaborado en revistas y en proyectos de investigación sobre literatura clásica y medieval. Fue becaria del Fonca y la Fundación para las Letras Mexicanas. Es autora de “Anticitera, artefacto dentado” (2019).

En este 2021, la autora fue seleccionada por la revista Granta como una de las 25 mejores jóvenes narradoras en español. Formar parte de esta selección, la coloca como una de las jóvenes promesas literarias en Latinoamérica. A su vez, la prensa ha volteado la mirada hacia García-Junco por sus abordajes sobre los feminicidios en México al utilizar la fantasía para exponer la realidad de hechos atroces.

Aura García-Junco polemiza sobre el fenómeno del poliamor, desde un humor, sensibilidad literaria, conocimiento de las relaciones humanas y una voz tanto fresca como profunda. En este libro versátil e inteligente, la autora reflexiona en torno a las relaciones humanas y vuelve la lectura atractiva para un espectro amplio.