María Badillo integra psicología y espiritualidad en su nuevo libro | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
maria_elena_badillo
Foto(s): Cortesía

María Badillo integra psicología y espiritualidad en su nuevo libro

Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La grandeza de un ser humano se mide por el estado de paz en el que vive, asegura María Elena Badillo, psicóloga clínica con 13 años de experiencia, quien combina la psicología y la espiritualidad en su práctica profesional, y ahora lo plasma en un libro.

¿Vives en paz? Si vives en paz es porque estás en coherencia: lo que piensas y sientes es lo que haces, explica en entrevista esta autora colombiana, de carácter vivaz. "Mientras no haya coherencia en tu vida no vas a tener paz y mientras no haya paz, no habrá plenitud".

De manera clara y didáctica, a través de una visión holística, ofrece en “También es posible para ti” un camino de autoindagación para llegar a ese estado de paz y plenitud.

El libro comenzó como un diario personal, revela Badillo con una media sonrisa. Comenzó a escribir lo que le había funcionado en su metamorfosis de psicóloga en grandes empresas a terapeuta con un enfoque espiritual.

"Finalmente, más allá de la mente y las emociones, que son el foco de estudio psicológico, somos seres integrales y hay una conciencia detrás de aquel que piensa y de aquel que siente. 

"La conciencia es la que escucha al pensamiento, observa al pensamiento y es, digamos, el componente místico que me gusta integrar dentro de mi práctica profesional. No importa si lo queremos llamar alma, espíritu o conciencia", aclara Badillo, quien, a sus 40 años de edad, también ofrece talleres en línea, y retiros y cursos presenciales.

En su libro, la terapeuta, con más de un millón de suscriptores en su canal de YouTube, presenta ejercicios de autoindagación que buscan llevar al lector a explorar su lado oscuro, pero también el más luminoso.

"Cuando integramos esas tres cosas: lo que nuestra mente piensa, nuestro cuerpo siente y nuestro ser, para llamarlo de una manera más integral, realmente desea, se puede vivir de una manera más ligera".

La autora se sincera y admite que el lector encontrará mucha confrontación en las páginas del libro.

"Hay muchos ejercicios, porque es un libro muy práctico, de autoindagación, y no nos gusta cuando nos confrontan", advierte, aunque anima a los posibles lectores a atreverse a dar el paso. 

¿Cuáles son las premisas que manejas en el libro?

Una de las premisas es: si tú no has dejado de sufrir es porque no quieres. Que te diga alguien de frente eso o que te diga: 'mira, a una parte tuya le encanta estar sufriendo'. Una persona que en este momento puede estar pasando una quiebra económica, una ruptura de pareja o la pérdida de un ser querido, y que alguien con esa simpleza le lance la afirmación: 'tú no quieres ser feliz', es algo que molesta.

Pero cuando se lee todo el contexto teórico y práctico que hay detrás de esa afirmación y, recurriendo a la autoindagación podemos preguntarnos: ¿qué me he contado acerca de mí y de la vida?, ¿qué estoy ganando de tener esta situación que tanto me duele?, ¿qué he ganado de tener esta situación económica?, ¿qué gané al tener esta relación de pareja?, ¿qué gané al tomar estas decisiones que me llevaron a tener este estado de salud?, ¿por qué lo hice?

Cuando nos hacemos todas esas preguntas, se abre para nosotros un nuevo abanico de posibilidades para enfrentar la situación. 

¿Qué tipo de ejercicios y cuestionamientos ofreces en la obra?

Voy a poner un ejemplo muy sencillo, y es mucho de lo que encontramos en el libro, digo: 'estoy harto de mi trabajo, ya no soporto a mi jefe, esto es un desastre', y cambio de trabajo, y en realidad me llevo el problema conmigo, ya que me encuentro unos meses después en una situación de insatisfacción igual.

¿Dónde está la situación? ¿No debí cambiar de trabajo? No. Tú puedes cambiar de trabajo, pero primero entiende por qué no toleras a ese jefe, porque mientras tú lo rechazas, hay otras personas que lo admiran y le aprenden. ¿De dónde proviene tu frustración? Porque mientras no la entiendas, te la vas a llevar a cualquier lugar donde vayas

Ahí es un buen principio: aprende de ti, aprende la historia que te contaste. Una cosa es la historia que viviste y otra la que te contaste.

¿A quién le puede servir el libro?

A cualquier persona que sienta que en algún área de la rueda de la vida: espiritualidad, pareja, economía, salud, relaciones sociales o educativas, diga: es que aquí no puedo, estoy frenado, aquí no avanzo, estoy en un "loop" en las mismas circunstancias, tengo una situación que no logro trascender. Tal vez necesitas aprender a verla de una manera diferente. Entonces, a cualquiera le puede servir de ayuda.

¿Hay algunos problemas emocionales en los que te enfoques principalmente?

Las relaciones de pareja y las relaciones con la familia, porque cuando somos muy pequeñitos, en la relación con nuestros padres anhelamos ser aceptados y amados, 'que mi papá se sienta orgulloso', 'quiero ser como mi papá', 'ser el favorito de mi mamá', pero cuando somos adultos, esa herida que se causó cuando tenemos entre 0 y 7 años de edad se extrapola a la persona con la que convivo y a mis hijos, así que me enfoco mucho en ese tipo de situaciones con las que vivimos mucho los adultos contemporáneos.

Integras psicología y espiritualidad, ¿pero quiénes son tus maestros espirituales?

Sin practicar ningún tipo de religiosidad, admiro muchas enseñanzas desde Zoroastro, Jesús de Nazaret y hasta Buda. Pero tengo que ser muy honesta: no hablo de aquello que no haya vivido. Nunca.

No tengo la valentía de pararme frente a nadie a hablar de algo que no haya comprobado en mí. He estado con grandes maestros como Deepak Chopra, Eckhart Tolle, Joe Dispenza, pero los he llevado a mi práctica. 

Muy bonitas las palabras, pero espérate, vamos a trabajar mi economía, a trabajar mi relación de pareja. Tomo eso y lo adapto a mi realidad. Hago una prueba experimental, compruebo que funciona, con un grupo íntimo de estudiantes. Vamos a implementar esto, a ver cómo nos va. Lo compruebo, no sólo en mí, sino en un grupo cercano, en una experimentación bastante empírica, muy certera, porque qué más que la vida misma para poder demostrar si algo tiene efectividad o no.