Alaíde Ventura: cómo vivir entre los rotos | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
mujer
Foto(s): Cortesía

Alaíde Ventura: cómo vivir entre los rotos

Aleyda Ríos

Antía Alfonso

Siempre es complicado narrar a la familia, dotar a cada uno de sus miembros de una personalidad distinguible, reconocer los secretos y los dolores que embargan la convivencia diaria y, sobre todo, confiar en que lo dicho no acarreará al presente recuerdos que probablemente debieron quedar en el pasado. Hablar de las personas que se aman en la realidad es una labor sumamente valiente y que requiere un grado profundo de empatía, misma que se ve confrontada por la individualidad que en muchas ocasiones queda implícita en la literatura. La mayoría de las veces, escribir sobre aquellos que más se conocen es lo más doloroso, pues implica un viaje a la profundidad de los recuerdos con el dolor que ello implica.

En la novela “Entre los rotos” (2019), premiada con el galardón "Mauricio Achar" el año pasado, Alaíde Ventura Medina retrata a una familia fragmentada, atravesada por la indiferencia y un machismo enfermizo que permea a todos los habitantes de un sitio al que los personajes no saben si pueden considerar su hogar. Julián, el protagonista implícito de dicha historia, atesora fotografías que su hermana intenta descifrar con el tiempo, mismas que desencadenan en ella una serie de sentires que solo es capaz de expresar a través de la escritura e interpretación de palabras conceptualizadas por ella misma, con el objetivo de resignificar un lenguaje impuesto.

En este caso, la hermandad no es una garantía, el silencio lo abarca todo. Hay una incomodidad implícita en lo que no se puede decir, pero se sabe: las cosas que no se preguntan, los días que no pueden recordarse. De cierto modo es verdad que la infancia lo moldea todo. También es cierto que los adultos tienden a minimizar el dolor que se llega a sentir en la infancia y que ellos mismos padecieron en su momento. En su obra, Ventura Medina refleja que la complicidad implícita entre aquellos que crecieron juntos es irrompible y que, como ella misma lo dice, “el abandono es una forma de traición”.

[email protected]