ÁNGELES Y PALABRAS: Los ángeles nos enseñan la belleza verdadera | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
silueta-de-angel
Foto(s): Cortesía

ÁNGELES Y PALABRAS: Los ángeles nos enseñan la belleza verdadera

Luis Ángel Márquez

Isela Sedano

 

Los ángeles nos dicen: ámense lo suficiente para que de cada ser humano resplandezca la Luz y toque a los demás; los ángeles se encargan de enseñarle al hombre toda su belleza, su luz y su armonía interior; por eso, la tarea es buscar en el interior donde no hay armonía, donde no se sientan bien consigo mismos y donde haya bloqueo, ubicar los problemas y por resonancia, por el fenómeno del espejo, comprenderán cada uno los suyos, que por lo general están bien ocultos.

Ellos también nos enseñan a buscar esa belleza íntima y no el lado artificial; lo que los humanos llamamos belleza, no es cuestión de moda como se vive cada año o cada estación; en la vida diaria, la verdadera belleza es encontrar la luz interior que existe en cada uno, aunque se esté fuera de moda, de estilos, de época y solo concentrarse en la luz, la belleza y la armonía interior; el trabajo de cada uno consiste en lograrlo.

Encontrar los tesoros de armonía en su interior, es unirse a las personas a lo interior, a lo femenino que reside en el interior; esto femenino valora la noción de la belleza, fecundidad y receptividad también; estar receptivo a lo que pasa, a lo que se toca, a lo que sensibiliza la belleza, que es la perfección de la vida, porque al principio todo era armonía y el hombre puede regresar a ella; pero hay que aprender la flexibilidad ante la perfección, porque el ser humano invirtió mucho tiempo y energía durante siglos y milenios en deformarla, subirla y verla solo de un solo lado y de una sola manera; se debe aprender a regresar a ella con gran flexibilidad, perdón y amor.

La perfección no se logra en un día, requiere tiempo y se necesita tiempo para bajar los escalones que se bajaron.

La imagen de esa belleza y esa perfección es propia del ser humano; cada uno debe encontrar su belleza, respecto a su historia. Es cierto que todos encontrarán una imagen idéntica al cabo de este camino. Pero antes de llegar, es necesario que encuentren la suya y después, que lleguen a la misma esencia.

La esencia de la belleza permite que se incremente el carisma frente a los otros y la fuerza que adquirirán a través del desarrollo de la belleza interior, se debe utilizar para que los demás la activen; el carisma está ahí para que desplieguen la belleza en todos los niveles, no para incrementar el egocentrismo, sino para que en verdad creen la apertura y la expansión de ella en el mundo.

Quien logra esto, recibe muchos medios, como pueden ser en medios diferentes como las artes, las bellas herramientas que trascienden la belleza y que permiten elevar el alma, desear estar cerca de cualquier manifestación de ella y tener su sensibilidad que se eleva al mismo tiempo o tener el deseo de estar en ósmosis con la noción de la belleza y de elevación cósmica como en obras humanitarias, donde reina la belleza de la entrega personal, de la entrega de ayuda y de ayuda mutua.