Pasar al contenido principal
x

Cierran Santo Domingo Yanhuitlán a visitantes pese al semáforo verde

Texto y fotos: Nadia Altamirano Díaz

Santo Domingo Yanhuitlán, Oaxaca.-  El cambio del semáforo epidémico a verde en Oaxaca que reduce el riesgo  de  contagio de  COVID-19  a bajo, en este municipio de la  región de la Mixteca no surte efecto, la confianza no aplica.

El exconvento dominico que lo convierte en un atractivo turístico, se mantendrá cerrado, lo mismo   que los accesos a la comunidad, donde las piedras amontonadas, a manera de barricadas, no  se levantarán.

Ya sea  en la época prehispánica o en la  colonial, Yanhuitlán se distinguió  por ser un punto clave para el comercio y  exportación de materias primas.

Las fuentes históricas señalan que su convento, edificado en el Siglo XVI, fue  el punto de  partida  para el control  social,  espiritual y económico en el área,  pero desde el  inicio de la pandemia  sus puertas se cerraron y el exterior  se acordonó con cinta amarilla con la leyenda de "Prohibido el paso". 

Lograr que la gente respete la medida de restricción, sobre todo los paseantes, requiere de vigilancia permanente. “Es mejor que se restrinja el área a pesar de que es un lugar amplio”, afirma Enrique Rivera, encargado de la vigilancia del exconvento.

Su labor, como en otras comunidades donde no cobrar por realizar una actividad de interés común, equivale a dar tequio a su comunidad que definió implementar filtros sanitarios y cerrarse desde el inicio de la pandemia.

“Con la finalidad de cuidar a la población se hace esta pauta de cerrar el inmueble, al mismo tiempo se quitan algunos negocios que se encontraban acá, lo que impacta a la economía del pueblo”, admite Enrique Rivera.

Lidiar con quejas por el acordonamiento del área o explicar a los paseantes que esta medida impacta también en la economía de la población, es parte de su quehacer como vigilante.

Marcos Aguilar, quien viajaba a Puebla junto con sus dos hijos y su novia, se tuvo que conformar con mirar el exconvento de lejos, ni pensar en ingresar al museo donde están reunidas piezas religiosas como cristos, santos o elementos arquitectónicos de otras fases de intervención de este recinto.

“Llevamos un tour, pasamos a almorzar a Nochixtlán y de ahí venimos aquí a la Iglesia, para conocer, pero resulta que nos encontramos que está cerrada, entonces a adaptarnos a lo que está y desde aquí, desde la orilla de la carretera a tomarnos la foto”, relató.

No se confían

La aparente calma en el tercer y más reciente repunte de contagios, aquí no es motivo de confianza, porque existen personas que recién enfermaron de COVID.

“Nosotros  ya quisiéramos que no hubiera nada, pero no sabemos cuándo se va a terminar esto, no tiene para cuándo”,  expresa Marcelino Cruz Valle,  un hombre de 64 años, dedicado  al campo.

Él, junto con  su esposa Josefina Jiménez Cruz,  necesitaron salir de Yanhuitlán para buscar un fraguero, esa persona que trabaja con el hierro caliente y puede hacer o reparar herramientas de mano, como la punta del arado antiguo que todavía le permite sembrar.  

Las autoridades municipales reconocen el cambio de semáforo en Oaxaca, pero esperan observar cómo se comporta la pandemia en la comunidad antes de definir si abren los espacios públicos.

Sin clases presenciales

Las clases presenciales o las  concentraciones de más de 20 personas no están permitidas. Amalia Olivera resiente el cierre de clases y que en este municipio la cobertura de telefonía celular junto con la de internet sea limitada.

Su hijo Emanuel, de siete años, pasó a segundo grado, pero en toda la pandemia ella prácticamente ha sido su maestra, de la escuela sólo recibe trabajo que debe supervisar que se hagan.

“Muchos maestros se excusan de que no tienen internet, yo no quiero que mi hijo vaya a la escuela, pero sí que se den clases virtuales porque niños de primero es importante que tenga esa interacción con el profesor”, recalca.

De los 77 mil 569 contagios reportados hasta este domingo, 3 mil 889 son de personas que radican en la jurisdicción de la Mixteca, donde además han ocurrido 526 decesos por complicaciones de COVID-19, la tercera cifra más alta en la entidad, después de Valles Centrales que reporta 2 mil 325 decesos y el Istmo mil 131.

 

 

“Con la finalidad de cuidar a la población se hace esta pauta de cerrar el inmueble, al mismo tiempo se quitan algunos negocios que se encontraban acá, lo que impacta a la economía del pueblo”.

Enrique Rivera, Encargado de la vigilancia

 

“Pasamos a almorzar a Nochixtlán y de ahí venimos aquí a la Iglesia, para conocer, pero resulta que nos encontramos que está cerrada, entonces a adaptarnos a lo que está y desde aquí, desde la orilla de la carretera a tomarnos la foto”.

Marcos Aguilar, Turista

 

“Nosotros  ya quisiéramos que no hubiera nada, pero no sabemos cuándo se va a terminar esto, no tiene para cuándo”.

Marcelino Cruz Valle, Poblador