A un mes de Ágatha, Piña Palmera lucha por levantarse | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
huracan
Foto(s): Cortesía

A un mes de Ágatha, Piña Palmera lucha por levantarse

Patricia Pacheco

 

SAN PEDRO POCHUTLA, Oaxaca.- A un mes del paso de Ágatha y enfrentando aún un complicado proceso de reparación de sus instalaciones y recuperación de equipo e insumos, el Centro de Rehabilitación para Personas con Discapacidad "Piña Palmera", ubicado en Zipolite, Pochutla, requiere de la ayuda y solidaridad de la sociedad.

A pesar del apoyo permanente que han recibido desde el paso del meteoro de parte de la sociedad civil, con grupos de vecinos, turistas, e incluso estudiantes universitarios que han llegado desde la Ciudad de México para echar mano -literalmente- con la remoción de escombros y lodo que quedó incrustado en pisos, paredes, muebles y todo el entorno del recinto, el grado de afectaciones que aún prevalece, hace imposible que la labor de atención, rehabilitación y trabajo en comunidades que realizaba el voluntariado, se restablezca efectivamente.

Así lo informó Flavia Anaud, coordinadora de Piña Palmera, quien destacó que fue tal la cantidad de agua y lodo que penetró en todos los espacios del inmueble, que a un mes del fenómeno todavía no se concluyen las labores de limpieza y accesibilidad de espacios, lo que ha impedido la continuación del trabajo que realizan desde hace más de tres décadas en apoyo a las Personas con Discapacidad de la Costa y Sierra Sur.

Sin reanudar actividades

"No hemos podido hacer las actividades que hacemos normalmente aquí en Piña Palmera, porque el inmueble no presenta las condiciones para ello; por eso estamos limpiando y adecuando para ir poco a poco abriendo las actividades de intervención temprana, rehabilitación física para las personas que vienen y tampoco hemos podido ir a las comunidades para trabajar con las familias", explicó.

A pesar de que desde los días posteriores al huracán, y dado el reconocimiento con el que cuenta entre la comunidad, Piña Palmera obtuvo el apoyo con alimentos, agua y principalmente la fuerza y manos de personas de la zona, visitantes, voluntarios de la capital oaxaqueña y el centro del país, además de algunos donativos, los trabajos de reconstrucción en el Centro no han podido iniciarse.

Anaud explica que aún cuando las instalaciones en general se encuentran dañadas estructuralmente -habitaciones, techos, paredes- y han perdido el total de su equipamiento, no ha sido posible iniciar la reconstrucción de algunos espacios, debido a la intensa labor de limpieza que todavía se lleva a cabo.

"Solo hemos podido sacar con palas y carretillas todo el lodo de las paredes, camas, escritorios, en los pisos, afuera, y por ello no hemos iniciado el proceso de reconstrucción; para ello necesitamos rehacer los techos".

Apelan a la solidaridad de la comunidad
 
Piña Palmera fue uno de los inmuebles considerados con mayores daños en la zona, de manera particular en Zipolite. Desde un inicio, los encargados del centro se abocaron a solicitar el apoyo de la población ante el inminente desastre que enfrentaban con incontables toneladas de lodo, paredes destruidas, equipo estropeado y enseres perdidos, además de tener taponeados los diferentes accesos. Actualmente existe una cuenta para donativos que está vigente y para mayor información pueden contactar las redes sociales de Piña Palmera o dirigirse directamente al centro; los apoyos económicos son deducibles de impuestos.

En la visita que el gobernador Alejandro Murat y su esposa Ivette Morán realizaron a la Costa apenas unos días después del fenómeno natural, constataron el estado del inmueble de Piña Palmera y se les  externó la urgencia de recibir apoyos, sin que hasta ahora haya habido resonancia ni respuesta a las demandas. Hasta el momento, solo el Ejército Mexicano les ha ayudado con labores de limpieza, y el proceso de acompañamiento de la sociedad ha sido permanente, pero insuficiente para el gran reto que enfrentan.

"No hemos podido hacer las actividades que hacemos normalmente aquí en Piña Palmera, porque el inmueble no presenta las condiciones para ello; por eso estamos limpiando y adecuando para ir poco a poco abriendo las actividades de intervención temprana, rehabilitación física para las personas que vienen y tampoco hemos podido ir a las comunidades para trabajar con las familias".

Flavia Anaud, Coordinadora de Piña Palmera