"Sufrimos con dolor": lamenta Vázquez Villalobos crimen a presbíteros | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
arzobispo
Foto(s):

"Sufrimos con dolor": lamenta Vázquez Villalobos crimen a presbíteros

Octavio Vélez Ascencio

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos condenó ayer el asesinato de los sacerdotes jesuitas Joaquín Mora Salazar y Javier Campos Morales, sucedido en el templo de Cerocahui, Chihuahua.

“Sufrimos con dolor cuando leemos o escuchamos las noticias”, afirmó.

Durante la homilía de la misa dominical, oficiada en la Catedral de Nuestra Señora de La Asunción, el pastor religioso sostuvo que el crimen de los dos presbíteros ha causado mucho dolor en la Iglesia Católica, porque se dedicaron a servir durante muchos años a los más necesitados de la Sierra Tarahumara.

“Ahí fueron entregando toda su vida, ahí se fueron desgastando, ahí se hicieron viejos. Ahí los amaban y ellos amaban a la gente con la que vivían y trabajaban, pero se metió el odio, se metió la maldad y les quitaron la vida”, anotó.

Desafortunadamente –asentó–, este es el mundo en el que nos estamos moviendo, un mundo que nos está llenando de miedo y de temor, porque no sabemos con quién nos vamos a encontrar.

“Y decimos ya no se respetan, ni se respeta a las personas, ni se respetan los espacios porque el asesinato de nuestros hermanos jesuitas fue dentro de un templo, de un lugar sagrado, de la casa de Dios, ante la presencia de Jesús Eucaristía. Ahí se levantó un arma y le quitó la vida a quienes servían con amor a sus hermanos”, agregó.

Aunque, subrayó que a muchos hermanos laicos, así como a los sacerdotes jesuitas, los han asesinado por dedicarse al bien y al servicio de sus hermanos.

“También le han quitado la vida a tantos y tantos hermanos nuestros en el santuario de la vida que es su pequeña Iglesia doméstica que es su casa. Hasta ahí han entrado para asesinar y matar. Hasta nuestros hogares, hasta dentro de nuestra casa acribillan a uno y a otro”, añadió.

De esta manera, llamó a los católicos a cuidar su corazón para que no crezca la maldad en su interior, porque nadie está libre del demonio y los lleve a hacer maldades.

“Que no los venza la ambición, que no los venza el querer enriquecerse injustamente. Cuidado”, refirió.

También convocó a los creyentes a buscar y luchar por la paz, porque está faltando el amor, la comprensión, la aceptación de unos y de otros, especialmente en el seno de la familia.

“Tienen que estar preguntándose si la vivencia del amor está ahí y qué les está haciendo falta para de veras disfrutar y gozar de su vida familiar, de su trabajo, de su relación con los demás”, apuntó.

Para esto, Vázquez Villalobos dijo que los católicos necesitan renunciar a muchas cosas, sacrificar gustos personales y otras tantas cosas, para poder aspirar así a lograr la alegría, el gozo, la felicidad y la paz en su entorno.

“No tenemos la vivencia de la luz, nos dejamos engañar por el tentador. Crece en nosotros la ambición, el deseo de tener, crece en nosotros el sentimiento de sentirnos grandes, más grandes que todos, de sentirnos indispensables. Se nos olvida que debemos ser humildes y sencillos”, terminó.