Productores sacrifican ingresos para cuidar recursos naturales | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
agrarios-productores
Foto(s): Cortesía

Productores sacrifican ingresos para cuidar recursos naturales

Nadia Altamirano Díaz

Nadia Altamirano Díaz

San Francisco Chindúa.-A Mario, de 50 años, le llevó tiempo entender que a mayor movimiento de la tierra de su parcela la fertilidad y la humedad se pierden, pero una vez que conoció la agricultura de conservación él mismo se niega a realizar prácticas como el barbecho con tractor, aunque le implique disminuir sus ingresos por la renta de maquinaria que posee.

Esta semana, con las lluvias que trajo el huracán Agatha a la Mixteca, se animó a sembrar casi una hectárea con maíz que espera crezca con el temporal.

“Anteriormente la milpa, a estas fechas, ya estaba para encajonar porque empezaba a llover desde mayo o mediados de abril, pero si no fuera por  Agatha que nos benefició con 3 días de lluvia, todo estaría seco”, analiza.

Si barbecha (voltear la tierra que hay en una capa de 30 centímetros) una parcela, Mario cobra por la renta de su tractor y su mano de obra de 800 a mil pesos y luego viene una rastra (para mover la tierra que hay en una capa de 10 centímetros), antes de hacer surcos.

“Antes hacía ambas cosas e incluso 2 rastras para que quede molida la tierra", pero él ha comprobado que si deja el rastrojo o los residuos de la cosecha anterior “se mantiene más la humedad, pero la gente se aferra, ahorita que está húmedo, se pega mucho en los discos, por eso siguen prefiriendo echar lumbre”, sin comprender que esa práctica demerita la capacidad de la tierra de producir alimento.

Desde hace 7 años ha visto que el temporal “se ha retrasado, porque llueve muy poco”.

Poco a poco, productores como Mario dejan de barbechar y tratan de mantener un poco de rastrojo en su parcela. Él espera que si hay buenas lluvias pueda obtener 500 o hasta mil kilos en su hectárea de maíz, si no, será como en los últimos 3 años que la milpa se marchitó y sólo obtuvo zacate para sus borregos.

Datos del Servicio de Información Agroalimentaria reportan que en esta región hubo 141 mil 398 hectáreas cultivables en 2021 y de éstas 74% corresponden a maíz.

Tan sólo en el distrito de Nochixtlán al que pertenece San Francisco Chindúa, suman 15 mil 790 hectáreas cultivables con maíz.