Oaxaca ante los ojos del mundo: hoy celebran a la Virgen de Juquila | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Oaxaca ante los ojos del mundo: hoy celebran a la Virgen de Juquila

Wilmer Gil López

SANTA CATARINA JUQUILA, Oaxaca.- Con música de viento, danzas, calendas y actividades religiosas, miles de devotos católicos viven la fiesta en honor a la Inmaculada Virgen de Juquila, en su Santuario, ubicado en el municipio chatino de Santa Catarina Juquila –también declarado Pueblo Mágico–.

En la víspera de su día, el cual se celebra este jueves 8 de diciembre, el arribo de feligreses incrementó al Santuario de la Inmaculada Virgen de Juquila; miles de hombres y mujeres abarrotan las calles, así como la explanada municipal y el atrio del santuario buscando ingresar al recinto para venerar la imagen de la Inmaculada. 

De acuerdo con el calendario de actividades del Santuario Mariano, los festejos iniciaron el pasado 28 de noviembre con la realización del tradicional convite y el día 29 de noviembre, con el inicio de la novena.

El día martes, los peregrinos disfrutaron de la tradicional calenda, la cual recorrió las principales calles de la población y tuvo la participación del Rector del Santuario de la Virgen de Juquila y los presidentes de barrio, mesa directiva de Santa Catarina y la nueva mayordoma de Santa Catarina, y ayer miércoles se realizaron las solemnes vísperas.

Para este jueves 8 de diciembre, después de las tradicionales Mañanitas, se realizará la celebración eucarística en honor al Día de la Inmaculada Virgen de Juquila.

En la homilía de la celebración vespertina de ayer miércoles, el rector del Santuario, llamó a la feligresía católica a entender la palabra de Dios, “enfermamos por que no nos hemos acercado a aquel que hace ligera nuestra vida y estamos cargando piedras de otros”.

Al término de la eucaristía, el sacerdote recordó a los asistentes que dentro del santuario el uso de cubrebocas es obligatorio “aquí vienen de todos los lados, los invito para que no descuidemos el uso del cubrebocas”.

Los peregrinos no dejan de llegar


Durante esta semana, cientos de peregrinos que se encaminan hacia el Santuario de la Virgen de Juquila transitan sobre la carretera federal Costera 200 y la vía interestatal Río Grande-Juquila. 

Ciclistas, caravanas motorizadas y antorchistas -la mayoría provenientes de los estados de México, Puebla, Guerrero y Chiapas- se pueden observar provenientes del lado de Puerto Escondido, así como de Pinotepa Nacional.

En la comunidad de Río Grande, Tututepec, en el entronque de la vía federal 200 y la vía estatal, las autoridades municipales instalaron un módulo de monitoreo con elementos de la policía municipal y Protección Civil Municipal, para brindar el auxilio a los peregrinos.

 

Peregrinaciones

A pie

En bici

Caravanas de vehículos

Caravanas de motos

 

Para saber

8 de diciembre, fiesta patronal

1630, año en que se edificó la primera capilla de Juquila

13 de febrero de 2014, coronación de la imagen

 

Lo que dice la historia

En 1552, el fraile dominicano Jordán de Santa Catalina llegó a Oaxaca, trayendo consigo de España una pequeña imagen tallada de la Virgen. El fraile tuvo a su servicio un joven, cuyo nombre está perdido en la historia, quien fue nativo de Amialtepec. Cuando el joven regresó a su pueblo, el fraile le regaló esta imagen de solo 30 cm.

Por los años, la imagen de la Virgen se hizo un objeto de veneración para la gente de Amialtepec y los pueblos vecinos porque tenia fama de conceder las peticiones. La imagen se hizo tan popular que en el año 1633 el sacerdote de Juquila, don Jacinto Escudero le hizo que se trasladara de la casa rústica a una iglesia igual de rústica. Pero después hubo un incendio grande a causa de la quema de los bosques para preparar los campos para la siembra. El viento trajo el fuego al pueblo y todo fue destruido incluso la iglesia hecha de zacate y cañuela. Milagrosamente, la imagen de la Virgen sobrevivió con los vestidos y cabello intactos, sólo el rostro estaba ennegrecido y con algunas ampollas.

Los devotos chatinos intentaron retocarla, pero sin éxito. Entonces entendieron que ella deseaba tomar el color moreno de esta etnia.

Ahora la Virgen milagrosa trajo tanta fama y dinero a Amialtepec que don Jacinto decidió llevarla a Juquila. Pero después de unos días desapareció de la iglesia y se encontró en Amialtepec de nuevo. La gente de Juquila dijo que fue un robo, la de Amialtepec dijo que fue milagro. Por segunda vez el sacerdote fue por la Virgen y volvió con ella a Juquila, y otra vez hubo el regreso milagroso a Amialtepec. Cuando este traslado ocurrió por tercera vez la Virgen se quedó en Amialtepec.

No fue hasta 1719, cuando el obispo firmó un edicto, que se trasladó definitivamente a Juquila de donde nunca más salió.