Pasar al contenido principal
x

Llama Arzobispo de Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos a enmendar errores

Octavio Vélez Ascencio

En el segundo domingo del Adviento, el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos convocó ayer a los creyentes a hacer vida la palabra de Dios para enmendar sus errores y así conmemorar el nacimiento del Salvador.

“Como decía Juan el Bautista, conviértanse y enderecen los caminos del Señor”, asentó.

Durante la homilía de la misa oficiada en la Catedral de Nuestra Señora de La Asunción, el mitrado sostuvo que esas palabras necesitan resonar en los oídos de los católicos para llegar a su corazón y así poder lograr la conversión.

“Solamente así se estará preparando para conmemorar el nacimiento de su Salvador”, anotó.

Expuso que Dios llama a los creyentes a vivir el amor con todos sus hermanos y sacar de su corazón los odios, las envidias, los rencores, los deseos de venganza y los celos.

“Tiene que quitarlos porque eso no es amor al hermano y al hijo de Dios”, señaló.

Aunque, subrayó que los creyentes están más comprometidos a amar a sus padres, por ser quienes les dieron la vida.

“¿Ustedes son una alegría para ellos? ¿Es alegría para ellos o es sufrimiento, es dolor o preocupación? A lo mejor los tienen olvidados y abandonados, porque no se preocupa por ellos.

¿Pues qué clase de hijo son ustedes? Tienen que ser granes hijos, para que alegren a sus padres, todavía es tiempo”, afirmó.

Además, destacó que los católicos necesitan también vivir la fraternidad con sus hermanos, no llenarse de envidia, ni creerse más grandes o importantes, por haberlos bendecido Dios.

“¿Ha sido capaz de desprenderse en esa vivencia de fraternidad para tenderle la mano a su hermano, para que también él salga adelante?, ¿ha sabido compartir de las bendiciones divinas en favor de su hermano, en favor de su hermana?”, cuestionó.

De esta manera, llamó a los creyentes a analizarse y adentrarse en su interior para hacer una revisión sincera de su vida, de sus comportamientos, de su forma de pensar y de ser, para obtener una respuesta.

“Queremos que este mundo cambie, pero no cambiamos nosotros. Cómo va a cambiar el mundo si yo no cambio”, añadió.

Resaltó que muchos católicos quieren una ciudad distinta, pero sin tener vivencias más agradables ante los ojos de Dios, porque siguen haciendo las mismas cosas.

“Queremos que nuestros gobernantes cambien, queremos que nuestros sacerdotes cambien, que nuestros padres cambien, que nuestros hermanos cambien, pero no queremos cambiar en lo personal. Somos intocables, pero sí somos capaces de tocar y de denunciar a este, a aquel o a aquel”, indicó.

Ante esto, pidió a los católicos a prepararse en su interior para conmemorar la llegada del Salvador, el nacimiento del Niño Dios, y no solamente adornando la casa, poniendo el nacimiento y colocando series luces navideñas o comprando regalos.

“Mejor vamos arreglando nuestra persona, nuestro interior para que realmente el Señor vuelva a nacer en nuestro corazón y eso nos llene de esperanza, para tener ese cambio de actitudes en nuestra vida, en nuestro ser, en nuestro entorno y en nuestra vida familiar”, finalizó.

 

“Queremos que nuestros gobernantes cambien, queremos que nuestros sacerdotes cambien, que nuestros padres cambien, que nuestros hermanos cambien, pero no queremos cambiar en lo personal".

Pedro Vázquez Villalobos, Arzobispo de Oaxaca.