"La tecnología no libera; Dios sí": obispo Salvador Murguía | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Salvador Murguía
Foto(s): Cortesía

"La tecnología no libera; Dios sí": obispo Salvador Murguía

Octavio Vélez Ascencio

No importa cuánto avancen las tecnologías, porque el único y verdadero Dios puede dar la auténtica libertad y felicidad, afirmó el obispo de la Prelatura Mixe, Salvador Murguía Villalobos.

En una exhortación, el mitrado sostuvo que según Alan Cohen, un vicepresidente de la empresa Airespace, empresa proveedora de internet por red inalámbrica, si alguien puede manejar Google, puede encontrar lo que sea.

“Dice que ‘quien tiene acceso inalámbrico, significa que será capaz de encontrar lo que sea, donde sea y cuando sea. Por eso, Google, combinado con el Wifi, es un poco como Dios. Dios es inalámbrico, Dios está en todas partes y Dios lo ve y lo sabe todo. A lo largo de la historia, la gente se conectaba a Dios sin cables. Ahora, para muchas dudas en el mundo, le preguntas a Google y cada vez más, puedes hacerlo también sin cables’”, asentó.

Sin embargo, subrayó que la libertad virtual para hacer tantísimas cosas en línea, para trascender los límites físicos y temporales, asusta un poco.

“En vez de sentirme liberado, me siento enjaulado, lo cual me hace darme cuenta de que no importa cuánto avancen las tecnologías, el único y verdadero Dios, y solo Él, puede darme la auténtica libertad y felicidad”, anotó.

Destacó que Dios ama incondicionalmente y lo hace libremente, porque no obliga a apretar el botón de “Acepto” antes de poder pedirle algo.

“Él murió por todos nosotros por igual, no solo por los que habían comprado el paquete Premium”, asentó.

Murguía Villalobos dijo que todos los aspectos del amor de Dios son para todos gratis, pues no cobra ni un peso ni los vende al mejor postor.

“No estoy tratando de demonizar a Google. Es únicamente una empresa. No pregunten a Google ni pierdan de vista que a fin de cuentas, es una creación de nosotros mortales y está eternamente sujeta a elementos humanos y al error humano”, finalizó.