Pasar al contenido principal
x
Antena de telecomunicaciones

La red comunitaria de comunicaciones TIC ampliará la cobertura de telefonía 4G

La asociación civil Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias (TIC), conformada por comunidades indígenas y rurales, anunció lo que supondrá un nuevo hito en la expansión de este proyecto: acelerar la renovación de los equipos que conforman las redes de telecomunicaciones que gestionan para poder ofrecer tecnología 4G.

TIC gestiona sin ánimo de lucro una red de telecomunicaciones comunitaria que cuenta con 19 radio bases y ofrece servicio de telefonía celular a unos 5 mil usuarios de 70 localidades en Oaxaca, Puebla y Guerrero. Y se espera que, solamente este año, su base de usuarios crezca en hasta un 30%.

Desarrollo tecnológico e identidad

El proyecto se materializó en junio de 2016, cuando la asociación y 16 comunidades indígenas oaxaqueñas consiguieron la primera concesión Social Indígena otorgada en México, lo que les permitía construir, administrar y operar sus propias redes de comunicaciones y radiodifusión de manera autónoma.

De hecho, tal y como se explica en el documental de La Raíz Doble, en Santa María Yaviche, la radio fue el fruto de una experiencia que parecía casi imposible y que ha cambiado por completo la vida de los habitantes de estas comunidades zapotecas. En “Esperanza de comunicarnos”, el coordinador de la radio Buë Xhidza (Radio Aire), Oswaldo Martínez Flores, narra cómo entraron en contacto con el activista estadounidense Peter Bloom, que les explicó cómo, a través del uso de tecnología de acceso abierto y libre, podían desarrollar su propia red comunitaria. Esta red no solo debía tener la función de ofrecer un servicio técnico, sino también de reforzar la identidad zapoteca.

 

 

Atención y reconocimiento internacional

Apenas dos años después de este programa de Canal 22, era Deutsche Welle, el servicio internacional de la televisión pública alemana, el que dedicaba un completo reportaje, titulado “En defensa del derecho de comunicación”, a la labor que desempeña TIC en diferentes comunidades.

También el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) puso su atención en TIC. En la cultura popular, el MIT es conocido por los logros que tuvo en los años 80 su equipo de blackjack, un juego de naipes clásico que se hizo popular en todo el mundo a lo largo de los siglos pasados y que se ofrece hoy día también en diferentes plataformas online con sus distintas modalidades y reglas. Pero lo cierto es que el MIT ha sido y sigue siendo una de las universidades más prestigiosas del mundo que recluta a los mejores talentos, como el oaxaqueño Ricardo Pedro, y constantemente busca los proyectos tecnológicos más innovadores que se desarrollen por todo el planeta.

En su artículo “In Oaxaca, an Unlikely Union Between Hackers and Indigenous Peoples”, publicado en The MIT Press, el profesor Ramesh Srinivasan escribió un extenso reporte que analizaba la historia de TIC y en el que se recogen declaraciones de Peter Bloom: “la gente sentada en Silicon Valley [el mayor referente mundial en desarrollo tecnológico] piensa en los problemas, y luego piensa en las soluciones a esos problemas”.

Como la mayor red de telecomunicaciones comunitaria -la comunidad es su propietaria- del mundo, TIC ha atraído la atención de grandes medios e instituciones, y también ha ganado diversos galardones, como el Premio Nacional Innovatis en el apartado de Innovación Tecnológica para la Inclusión Social.

El pasado mes de julio, TIC se impuso a otros 19 equipos y ganó el Cisco Global Problem Solver Challenge 2021, una competencia organizada por el gigante de las telecomunicaciones Cisco Systems que premia a los emprendedores que utilizan la tecnología para resolver problemas sociales.

Ampliación de la red al 4G

La idea de TIC es aprovechar los 200 mil pesos del premio otorgado por Cisco para constituir un fondo con el que financiar el reemplazo de los actuales equipos 2G por unos que soporten la tecnología 4G, lo que permitirá una mayor disponibilidad y resiliencia de las redes.

Los usuarios de las redes comunitarias de TIC realizan aportaciones mensuales de unos 42 pesos que sirven para cubrir los costos del mantenimiento de las redes. Es un modelo sostenible, pero es insuficiente para financiar un proyecto de expansión como el que sí permitirá el fondo de financiación creado con el premio recibido.