Guayacanes amarillos, un espectáculo floral en las calles de Oaxaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s):

Guayacanes amarillos, un espectáculo floral en las calles de Oaxaca

Giovanna Martínez

Sus flores amarillas en la corona de aquel árbol brindan un espectáculo visual a propios y extraños; todo aquel que camina o circula sobre las calles donde se pueden admirar, capta su majestuosidad en una fotografía. 

Estos árboles fueron sembrados en calles del Centro Histórico de la capital oaxaqueña y se han convertido en un referente digno de admiración, ya que en redes sociales, cientos de usuarios han compartido su admiración por este bello paisaje. 

Cada año, la flor del árbol, denominado "árbol primavera", despliega sus hojas de color sol para posar ante la lente de los curiosos.

“Este árbol es de los más bellos que tiene la ciudad y es digno de admirar, se ven hermosos sobre todo en días soleados; cada que paso por acá aprovecho para tomarles una fotografía”, aseguró Carolina.

Lluvia de Primavera

Sus flores cubren las calles y avenidas, ya que estas empiezan a caer lentamente, lo cual es conocido como la “Lluvia de Primavera”, ya que da pie a la llegada de esta en la Verde Antequera. 

De acuerdo con información de la página México Desconocido, el Guayacán amarillo es una especie nativa de América que se distribuye entre México, Venezuela, Colombia y Ecuador. Su exuberante floración es un espectáculo estético, por lo que se cultiva como ornamental.

Este tipo de árbol es uno de los árboles más difíciles de podar debido a su madera, una de las más pesadas y rígidas. En virtud de ello, también es muy resistente ante las plagas y el agua salada.

Pueden llegar a medir hasta 50 metros de alto y 60 centímetros de diámetro. Generalmente, los árboles más longevos tienen entre 25 a 30 años. Es también una planta medicinal, la cual ayuda a curar anemia, dolor de abdomen y estreñimiento.

Muchas especies polinizadoras dependen del guayacán, abejas, colibríes, murciélagos, pero sobre todo, la "kricogonia lyside", mariposa del guayacán, que además de polinizar la flor, deposita sus huevos en las hojas para que sus larvas puedan alimentarse al nacer.

Embellecen Oaxaca

En los años 90, la sociedad civil organizada en coordinación con las autoridades de la ciudad de Oaxaca de Juárez lo escogieron dentro del programa de reforestación urbana, por su belleza, como ornamento en parques, jardines, calles y avenidas. 

Desde entonces, cada año, cientos de personas admiran su belleza, aquella que desde el primer vistazo capta la atención y obliga a todos a detenerse para admirar detenidamente. 

Para el fotorreportero Jorge Luis Plata, cada año en el que florece este árbol, aporta a la capital la oportunidad de salir de lo cotidiano, ya que su sola presencia puede otorgar paz y tranquilidad a quienes lo admiran. 

Las bellas y llamativas flores surgen en Oaxaca a mediados de enero, una vez que el árbol ha comenzado a deshacerse de sus hojas. Posteriormente, un mes y medio después crea en el suelo un tapete amarillo debajo de él.

Este árbol ha servido de inspiración para artistas, sobre todo textiles; tal es el caso del taller familiar Malinalli, un equipo de trabajo artesanal integrado principalmente por mujeres, quienes recientemente crearon un dije inspirado en el Guayacán, artesanía bordada a mano en bastidor de madera.

Se sabe que ya en el siglo 16, los indígenas usaban al Guayacán como remedio para las enfermedades venéreas, el reumatismo y algunas enfermedades cutáneas, de acuerdo con información de MxCity. 

Aporte medicinal

La parte medicinal es el tronco de donde se obtiene la resina llamada chúcata, y de donde también se obtiene el guayacol. Ambos sirven como estimulante diaforético, laxante, diurético, purgante, incluso son fuente de antioxidantes. 

La corteza del Guayacán también se usa para hacer jabones y el interior del tronco para usos más rudos por caracterizarse por su firmeza, es una madera dura.

Además de los colores amarillos, también existen colores rosas y lilas, que también se encuentran en algunas calles de la ciudad. Este es un espectáculo de la naturaleza digno de admirar y cuidar, ya que en cada temporada, la ciudad de Oaxaca tiene la oportunidad de lucir esplendorosa.