Pasar al contenido principal
x

Gentrificación desplaza a habitantes del centro de Oaxaca

Alexei García

 

SILOAXACA-BUSINESS CONSULTING INVESTMENT (Inversión en Consultoría Empresarial) puso a la venta un “antiguo convento” en la calle de García Vigil, en el barrio de Xochimilco, en el municipio de Oaxaca de Juárez. El costo es de 32 millones de pesos.

En su página web, la propiedad es descrita de la siguiente manera: “Antiguo convento histórico a la venta en el centro de Oaxaca. El edificio fue habitado por una de las órdenes religiosas católicas más importantes de la ciudad; está ubicado en la zona conocida como Los Arquitos (los arcos pequeños) -a dos calles de la iglesia de Santo Domingo-, en una de las calles con mayor altura. Valor en bienes raíces y expresiones culturales.

“Además, está cerca de muchos monumentos históricos y de hoteles, residencias, museos y talleres de renombre que pertenecen a artistas como Francisco Toledo. Si lo que busca es una propiedad inmobiliaria con alto valor histórico y un gran potencial de retorno de inversión debido al dinamismo del mercado, esta propiedad es para usted, ya que representa una gran oportunidad tanto para quienes invierten en sectores como hostelería, turismo y otras industrias relacionadas con el comercio de productos básicos y servicios, y para aquellos que buscan convertirlo también en su hogar”, finaliza.

Esta vivienda tiene cuatro cuartos, 2 baños, 2 pisos y ocupa un área de 500 metros cuadrados. Actualmente, su estatus indica que se encuentra en renta; no obstante, SILOAXACA informa que aún se encuentra a la venta en un millón 684 mil 211 dólares.

Además, en la página web se muestran fotografías del interior de la vivienda, mismas que se encuentran marcadas con la leyenda “RENTED” (Alquilado). Para el arquitecto O.G.A., que pidió el anonimato, la sociedad oaxaqueña se enfrenta a un nuevo fenómeno, pues ha entrado de lleno a un “mercado global”.

El turismo y sus consecuencias

El arquitecto expresó que el turismo forma parte de una dinámica económica que beneficia a mucha gente; no obstante, lo califica como un fenómeno nuevo, que tiene un fuerte impacto sobre la economía y principalmente en la gente originaria de la zona.

Con el turismo nacional e internacional, expuso, han llegado a la entidad empresarios con una visión diferente. “Al decretarse Patrimonio Cultural de la Humanidad, obviamente llegó mucha gente con otra visión de los que estaban aquí, de inversión, de restaurantes, tiendas boutique, hoteles, hostales, entonces todo este cambio de uso de suelo en la formación de las ciudades patrimonio, tuvo un impacto muy fuerte”, expresó.

“Ellos sí traen bien clara su visión de empresarios para hacer negocio con el Centro Histórico, en cualquiera de sus áreas: hotelería, restaurant, agencias de viajes, promoción, traen una visión empresarial”, misma que se contrapone con la idiosincrasia de las y los oaxaqueños, que no tiene esa capacidad económica y se encuentran más apegados a ciertos valores históricos y culturales.

“Toda esta dinámica, para mí está muy claro que se vale, porque son legales. La cuestión es cómo proteger el tejido social, cómo proteger los bienes intangibles”, se cuestiona a sí mismo y a los demás.

Dos agresiones hacia Oaxaca

El experto indicó que la compra y venta de propiedades con gran valor económico provoca un desplazamiento de las personas originarias, en este caso del Barrio de Xochimilco. Ante el aumento en la plusvalía de la zona, el cambio de uso de suelo de vecindades a restaurantes y demás negocios, provoca que las y los habitantes del barrio no puedan pagar las rentas.

Entonces tienen que mudarse a otras zonas de la ciudad, acordes con su realidad económica y social. Este fenómeno de expulsión de los residentes originales ya se ha visto en Venecia, Italia; Barcelona, España; y Lisboa, Portugal.

“Son ciudades donde ha sido tan fuerte el acoso casi sobre la ciudad, sobre el centro histórico, que se ha desplazado a los naturales y te digo, todos son negocios legales, reales, no se les puede cuestionar desde el punto de vista jurídico”, aseveró.

El experto consideró este desplazamiento como la primera agresión. La segunda está en la modificación que realizan de la arquitectura; “todas las adaptaciones que le hacen al centro histórico, en aras que se pueda comercializar o funcionalidad”, puntualizó.

Afirmó que ahora las y los oaxaqueños “servimos de comparsa”, de relleno. “Como a una población, a un pueblo con valores culturales, con raíces, con un cordón umbilical en toda estas culturas prehispánicas y con un patrimonio cultural” se le despoja de su tierra, cuestionó.

“Es una inercia muy fuerte, en donde las mismas autoridades lo ven como una alternativa de desarrollo, como negocio; lo que no se ha estudiado, es que cuando todo se comercializa, cuando todo se le pone precio, se va degenerando y va perdiendo una esencia, una mística”, finalizó.

 

“Son ciudades donde ha sido tan fuerte el acoso casi sobre la ciudad, sobre el centro histórico, que se ha desplazado a los naturales y te digo, todos son negocios legales, reales, no se les puede cuestionar desde el punto de vista jurídico”.

O.G.A.

Arquitecto

 

“Ellos (los empresarios) sí traen bien clara su visión de empresarios para hacer negocio con el Centro Histórico, en cualquiera de sus áreas: hotelería, restaurant, agencias de viajes, promoción, traen una visión empresarial”.

O.G.A.

Arquitecto