Pasar al contenido principal
x

Fabricio, pequeño guerrero de Oaxaca que lucha contra el Citomegalovirus

Alexei García 

La familia del pequeño Fabricio se encuentra desesperada; hace aproximadamente un mes puso a la venta cuatro cuadros que les fueron donados por artistas oaxaqueños, pero hasta el momento no han logrado venderlos; mientras tanto, el pequeño continúa requiriendo de medicamentos y estudios.

Fabricio E. R. es un pequeño guerrero, originario de la entidad oaxaqueña, que actualmente recibe un tratamiento contra Citomegalovirus. De acuerdo con declaraciones de su abuela, Valentina Ramírez Figueroa, “desde el mes de marzo hasta la fecha seguimos con tratamiento. Los papás son sordomudos, los dos tienen la misma discapacidad, por lo que el bebé sigue un tratamiento con el medicamento Ganciclovir”.

La abuela del pequeño confirmó que se encuentran vendiendo piezas de arte, que fueron donadas por pintores oaxaqueños. Informó que comenzaron esta venta con un cuadro del pintor Manuel Miguel, que fue el primer artista oaxaqueño que donó un cuadro a la familia.

La pieza de Manuel Miguel fue la primera que se vendió, con la cual se costeó el inicio del tratamiento del pequeño; no obstante, el Hospital de la Niñez no cuenta con todos los medicamentos que requiere y también es necesario que se realice estudios en otro lugar.

Cuatro obras a la venta para apoyar a Fabricio

Valentina Ramírez Figueroa informó que actualmente se encuentran vendiendo cuatro obras, mismas que han sido difundidas en redes sociales; no obstante, la población no ha respondido como se esperaba.

Uno de los cuadros que está a la venta es del maestro Gabriel Vergara, la cual lleva por nombre “Camuflaje de tigre” y tiene un costo de 10 mil pesos. “Realizar una resonancia magnética”, es el objetivo de la venta de esta pieza de arte.

Otra pieza que se encuentra a la venta es de la maestra Angela Rocío Hernández Gómez, cuya técnica es acrílico/papel y tiene una medida de 59x70 cm. El costo de esta pieza es de 3,500 pesos.

Además, otras dos piezas se encuentran a la venta, cuyo costo de una de ellas es de 1,500 pesos y la otra de 5 mil pesos.

También organizaron una rifa

La familia de Fabricio también ha organizado una rifa de piezas de arte, mismas que fueron donadas por Aler Jaguar. El costo de los boletos es de 150 pesos cada uno y en total serán vendidos 50 boletos. Se darán tres premios que contienen un miniprint grabado, firmado y numerado por el artista.

“Los premios se distribuirán de esta manera: primer premio: grabado de 76 x 56 cm; segundo premio: grabado de 70 x 25 cm; tercer premio: grabado de 28 x 25 cm”, se puede leer en la publicación realizada por la familia.

La entrega de la obra al ganador será en la Galería Gabinete Gráfico, en una fecha por confirmar. El contacto se puede realizar a través de los siguientes teléfonos: 951 164 97 80, 951 110 38 86 y 951 615 39 90.

El diagnóstico de Fabricio

Actualmente, Fabricio requiere de una resonancia magnética, que tiene un costo de 8 mil pesos y que se tiene que realizar de forma externa al Hospital de la Niñez, que no tiene los medios para realizar este estudio.

Además, el pequeño debe acudir a sus consultas, citas con infectología, por lo que requiere más estudios, ante lo cual su familia busca allegarse de recursos, pidiendo la colaboración de la sociedad oaxaqueña, pues apenas logran resolver los gastos del día a día.

Fabricio también ha sido diagnosticado con sordera profunda, luego de unos estudios llamados potenciales y visuales. Actualmente se requiere saber si el menor de edad es candidato a una operación para ponerle un implante en los oídos.

En el caso de su ojo derecho, los doctores encontraron que la retina no ha madurado, por lo que también está siendo atendido por la oftalmóloga y audióloga. Ante este panorama, los doctores requieren saber si es candidato a la operación.

El llamado de la familia

La abuela del pequeño Fabricio, Valentina Ramírez Figueroa, realizó un llamado a la sociedad oaxaqueña para que, en el marco de sus posibilidades, apoyen a este menor que lo único que ha demostrado, es que tiene ganas de seguir luchando por su vida.