En Oaxaca, hay un vehículo de motor por cada cinco habitantes | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
autos_en_oaxaca
Foto(s): Cortesía

En Oaxaca, hay un vehículo de motor por cada cinco habitantes

Citlalli López Velázquez

Oaxaca se encuentra saturada por vehículos de motor. En un estado con 4 millones 132 mil 148 habitantes hay 892 mil 937 unidades entre vehículos particulares, oficiales, transporte público, camiones y motocicletas, es decir, hay uno por cada 5 personas.

La cantidad de vehículos en las calles, principalmente de las ciudades del estado, genera un grave problema de contaminación, que sumado a la falta de cultura vial deriva en caos, accidentes y la muerte de cientos de personas.

El Inegi reporta que solo 7.71% de la población de 12 años o más ocupada que se traslada hacia su lugar de trabajo, lo hace en bicicleta. El poco uso de este medio como transporte está motivado por el riesgo que representa trasladarse de un lugar a otros sin ciclopistas o señalización adecuada.

El Inegi detalla que de las 892 mil 937 unidades de motor que circulan en la entidad, 388 mil 079 son automóviles (mil 208 son oficiales, 24 mil 662 públicos y 362 mil 209 particulares), 4 mil 768 camiones para pasajeros (734 son oficiales, 2 mil 542 público y mil 508 particulares), 276 mil 895 camiones y camionetas para carga (mil 676 son oficiales, 7 mil 547 públicas y 267 mil 672 particulares). Asimismo, 223 mil 179 motocicletas (1 es oficial, 14 mil 329 de alquiler y 208 mil 849 particulares). La mayor parte de las unidades de motor se concentran en las ciudades de Oaxaca.

Un informe del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo México señala que el crecimiento de la flota vehicular ha dado lugar a políticas públicas enfocadas a facilitar el uso del automóvil, lo cual ha resultado en el incremento de la dependencia de dicho modo de transporte.

“A superiores niveles de posesión de automóviles, se generan mayores problemas de tránsito. Esto crea presión pública y política para que la planeación urbana sea orientada al automóvil. Situación que reorienta el gasto público y reduce las opciones de modos de transporte al ser estigmatizados ante la presión de los conductores de automóviles”.

El estudio indica que la utilización desmedida del automóvil genera efectos negativos sobre el medio ambiente, además de enfermedades y muertes prematuras y por accidentes.

Apunta que la dependencia del automóvil ha creado una mayor fragilidad externa de México y dependencia energética, pues la gasolina se ha convertido en el principal producto importado.