Pasar al contenido principal
x

En Oaxaca, colectivo adapta bicicletas para personas con discapacidad

Ana Lilia Pacheco

 

Con un antifaz negro, Ruth le venda los ojos a Luis y le toma la mano para ayudarle a subir a la bicicleta tándem (que tiene dos asientos y manubrios) para luego ambos comenzar a pedalear.

Al principio Luis tiene miedo, pues no sabe de dónde agarrarse o si se puede caer, ya que no puede ver, pero después entiende que es lo que las personas con discapacidad visual sienten todos los días al caminar o utilizar transporte público.

Ruth Cruz, integrante del colectivo Insolente Oaxaca, afirma que esta actividad tiene como objetivo mostrar la perspectiva de las Personas con Discapacidad (PCD) en la vida, a través de una capacitación donde se les muestra los obstáculos que viven al desplazarse.

Mientras que a las PCD les hace ejercer su derecho de participar en actividades de recreación, de moverse de formas diferentes a las que está acostumbrada y de disfrutar el viaje.

Ruth comienza a pedalear y al mismo tiempo narra lo que ve: “A la izquierda está una pared con un color que te hace sentir relajado. Vamos a dar vuelta en una esquina; nos vamos a inclinar un poco, pero no tengas miedo, no te vas a caer”.

La activista afirma que no sólo es darle un paseo a una PCD, sino también decirle qué lugares está recorriendo, qué hay alrededor, qué obstáculos se están encontrando y por qué sienten algunas cosas como un fuerte viento, una inclinación o unos brincos.

Más comunidad

Ruth Cruz relata que el colectivo Insolente Oaxaca comenzó brindando asesorías y acompañamiento a mujeres que quisieran utilizar la bicicleta como medio de transporte; no obstante, comenzaron a ampliar su misión.

Comparte que hace cinco años ella y los integrantes del colectivo recibieron una capacitación para que las Personas con Discapacidad (PCD) pudieran ser parte de los recorridos ciclistas aunque tuvieran discapacidad motriz, visual o intelectual y hacer uso de su derecho a la recreación y movilidad.

Fue así como comenzaron a adaptar bicicletas con un asiento trasero o delantero para llevar personas con discapacidad motriz o en bicicletas tándem (de dos asientos) para las personas con discapacidad visual o intelectual. 

Actualmente Insolente Oaxaca ha compartido la misma capacitación que los integrantes recibieron con escuelas, empresas y personas interesadas en la inclusión de las PCD en sus áreas y saber cómo hacerlas sentir más cómodas.

La ciclista señala que las clases de bicicleta que brinda son a niños, jóvenes y adultos con discapacidad, quienes quieren ser autónomos en su vida, ya sea al moverse o al realizar una actividad.

Ruth recuerda que fue Gabriela Soto, quien falleció tras ser arrollada en su bicicleta por un autobús a alta velocidad, quien comenzó a hacer paseo a ciegas con personas con discapacidad visual y años después siguieron con personas con discapacidad motriz.

Ser empáticos a las personas

La activista explica que en un principio se le brindó capacitación a personas que tuvieran familiares con discapacidad, pues ellos exponían que les gustaría incluirlos en las actividades recreativas.

Más tarde, comenzaron a dar asesorías en escuelas como Centros de Atención Múltiple, universidades o incluso en dependencias de gobierno, ya que en algún momento conocerán personas con alguna discapacidad y podrán brindarle una atención correcta.

Comparte que en primer lugar se les enseña a referirse a las personas de una forma correcta y no como erróneamente se les ha referido, además de cómo acercarse a ellas y saber si necesitan ayuda, pero no dar por hecho que siempre van a requerir de alguna persona sin discapacidad.

“Hemos ido con lugares que quieren ser más inclusivos y les hemos enseñado cómo acondicionar sus espacios, con menús QR o en sistema Braille, o saber decir o preguntar en Lengua de Señas Mexicana (LSM) como recientemente ocurrió con los bomberos”, asegura.

Ruth menciona que cualquier persona, empresa o familia que quiera tener esta asesoría, puede acercarse con el colectivo, quienes les enseñarán cómo referirse a las personas con discapacidad, cómo incluirlos en las actividades o incluso cómo acondicionar los medios de transporte como lo es la bicicleta.

 

En Oaxaca

  • 842,598 oaxaqueños tienen alguna discapacidad
  • 48.1 % de las PCD en Oaxaca no puede caminar, subir o bajar 
  • 45.1 % no puede ver aún usando lentes
  • 25 % no puede oír, aún usando aparato auditivo

 

Temas que abordan en el taller:

  • Términos correctos
  • Recorrido a ciegas
  • Descripción del recorrido